• Res12.jpg
  • Ava16.jpg
  • Cre1.jpg
  • Acu15b.jpg
  • Ana17b.jpeg
  • Lasco43.jpg
  • In3.jpg
  • Losas13.jpg
  • Elmu4a.jpg
  • Lib12.jpg
  • Enla22c.jpg
  • Dela23.jpg
  • His1b.jpg
  • Cor5.jpg
  • Mex4d.jpg
  • Caso1.jpg
  • Ga19c.jpg
  • Loso2.jpeg
  • Ex20.jpg
  • Nues2.jpg
Recibido de El Zenzontle, 5 de abril.- Rojava, en el norte de Siria es una región compuesta de Afrín, Kobane y Cezire. En medio de la horrorosa guerra siria, bajo persecución y ataques directos por todas las facciones y estados naciones en la región, el pueblo kurdo ha cumplido con por lo menos dos logros ejemplares:
Una revolución liderada por mujeres (dentro de una sociedad brutalmente patriarcal y feudal) y el Confederalismo Democrático, una forma de gobierno territorial basada en asambleas colectivas dirigida desde abajo y orientada hacia la protección y preservación ecológica de sus territorios.
El mundo supo y reconoció esa lucha y esos logros después de la derrota de ISIS en Kobane y la presencia de una fuerza defensiva de mujeres kurdas, el YPJ.
1.- Aunque esta fuerza defensiva autónoma de mujeres se merece ese reconocimiento sin dudas, las mujeres mismas han explicado que su esfuerzo defensivo, aun siendo imprescindible, sólo representa un 10% de lo que hacen en la actualidad.
La mayor parte de sus actividades tienen que ver con la consolidación efectiva de una sociedad autónoma nueva. “A women’s revolution” es un documental que demuestra lo que realmente ocurre de forma cotidiana en la zona.
2.- La gente kurda vive en su territorio ancestral (en Siria, Turquía, Irak e Irán) y han sido negados su derecho a la autonomía. La revolución de Rojava se ha extendido a todo Kurdistán.
Tiene la posibilidad de terminar con el patriarcado, de alcanzar la paz, autonomía, justicia social y una alternativa a los regímenes y las religiones autoritarios.
Esto representa una amenaza a todos los estados naciones en la región así como a las naciones más poderosas en el mundo, sin olvidar los intereses del capitalismo global.
En caso de que, y en el momento que las mujeres en el Medio Oriente decidan salir de las condiciones de esclavitud a construir una sociedad nueva con democracia verdadera, más allá de los estados-naciones, los intereses extractivos, el racismo y el patriarcado se quedarán atrás; un hecho intolerable para los poderes que promueven la guerra y la opresión en la región y en el mundo entero.
3.- El Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) bajo el liderazgo de Abdullah Öcalan ha sido la fuerza inspiradora de esa revolución en Rojava y otros lugares.
Öcalan fue capturado ilegalmente el 15 de febrero del 1998 en África en un operativo conjunto entre los Estados Unidos, Israel e Inglaterra y trasladado a la isla de Imrali en Turquía donde ha permanecido aislado a pesar del hecho que ha propuesto un proceso de paz en diálogos con el gobierno turco.
Öcalan escribió varios libros estando en la cárcel, promoviendo la revolución de las mujeres, el Confederalismo Democrático y la paz. Como resultado de su influencia, ha estado en reclusión desde el 2015.
4.- Turquía, bajo el régimen autoritario de Erdogan siente esa amenaza más que otros. El régimen turco siempre ha oprimido al pueblo kurdo, en particular al PKK (Partido de trabajadores de Kurdistán), al cual ha injustamente denominado una organización terrorista.
Turquía es un aliado de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), con el segundo ejército más grande dentro de esa alianza. El nacionalismo y chovinismo de Erdogan y su objetivo de hacer “grandioso” a Turquía de nuevo le ha traído poder excepcional.
El ejército turco ha atacado a ciudades y comunidades turcas en el sur de Turquía con el objetivo de aislarlas de Kobane y Rojava – crímenes que no han recibido ninguna atención.
Hace 2 meses, con el apoyo de Rusia, empezó a bombardear a Afrin y la semana pasada, sus fuerzas con el apoyo de ISIS y otras milicias parecidas, invadieron la ciudad de Afrín, masacrando a cientos de civiles.
Las fuerzas defensivas kurdas, en resistencia a esos ataques, sufrieron más de 800 muertes entre mujeres y hombres.
El uso de fuerza ha sido brutal. Erdogan pretende justificar esa agresión con el argumento que los kurdos son terroristas y que el territorio invadido pertenece a Turquía históricamente aunque la realidad es que siempre ha sido territorio kurdo.
5.- Erdogan ha anunciado ahora que ocupará lo que falta de Rojava: Kobane y Cezire, destrozando por completo la revolución de mujeres. La ocupación incluye el traslado inmediato de población turca a Afrín con el propósito de despojar a los kurdos.
6.- Aunque la ONU pasó una resolución condenando el ataque turco en territorio sirio, y aunque Turquía es miembro de la OTAN, todos los países miembros de la OTAN han cerrado los ojos ante esta invasión.
Así como han constatado varios analistas, todos los poderes grandes tienen un interés en la destrucción de la organización de las mujeres de Rojava y la revolución kurda ya que ponen en peligro sus intereses y planes en la región y más allá.
De hecho, con ignorar la invasión turca, todos los poderes grandes son cómplices con ese acto de guerra y crímenes contra la humanidad.
7.- El discurso de Erdogan y su actitud nos recuerdan del genocidio armenio. La invasión de Afrín, la ocupación inminente y la invasión de Rojava no sólo ponen en peligro un proceso valioso en beneficio de la paz en el medio oriente y más allá, sino que también antepone la amenaza real del genocidio de la población kurda.
El ataque del ejército turco a civiles kurdos, la mayor parte mujeres y niños en Turquía y ahora en Afrín, son pruebas de que esas preocupaciones se basan en hechos reales.
8.- Bajo estas circunstancias, el silencio equivale complicidad. Es imperativo que voces respetadas a través los países aliados a la OTAN se alcen inmediatamente para denunciar los actos criminales de guerra del régimen turco y demanden un cese inmediato de ellos además de que Turquía salga del norte de Siria.
Se necesitan las voces de individuos, organizaciones y sociedades que demanden de sus gobiernos un fin a la complicidad activa y tácita con esta agresión en contra de Rojava y el pueblo kurdo.
Voces que no sólo demuestran su preocupación sino que también su interés en entender y defender una revolución por la paz y una sociedad democrática que está superando el patriarcado, el abuso, racismo, avaricia y destrucción.
9.- Así como lo han constatado académicos y analistas renombrados, esta invasión turca de Siria, en el contexto de las actuales condiciones del medio oriente y mundiales, podría ser el equivalente de la invasión Nazi de Polonia.
Si no se reconoce, denuncia, resiste y para el uso inaceptable de fuerza para invadir territorios, las políticas racistas, los intereses geopolíticos que involucran todos los súper poderes y la activación consecuente de los ejércitos más grandes en el mundo.
Así como las alianzas abiertas o encubiertas con fuerzas terroristas en el terreno, hay un riesgo consecuencias graves para todas las regiones del mundo.
Voces creíbles y respetadas así como acciones congruentes son necesarias. El silencio y la falta de acción no son opciones aceptables.<>