En la imagen: 9 de abril. La memoria de Jorge Eliecer Gaitán sigue viva en la lucha contra las injusticias sociales, la corrupción, la exclusión y en la defensa de los derechos humanos.
Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena. Hoy 9 de abril, cuando se conmemora el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas, también es la fecha en la que se recuerda la muerte del líder político liberal Jorge Eliecer Gaitán, asesinado en el año 1948.
Sus familiares y los miembros de la Comisión de la Verdad le pedirán hoy en horas de la mañana a la Fiscalía General de la Nación, que declare la muerte de Gaitán como un delito de lesa humanidad.
Piden la invalidez del fallo por estar incurso en inexactitudes jurídicas, tanto en el manejo de pruebas, como en los diagnósticos de psiquiatría forense.
En la Universidad Libre, el Padre Francisco de Roux, junto a otros especialistas, realizará una rueda de prensa para dar a conocer información del genocidio del Movimiento Gaitanista y las inconsistencias que se cometieron durante la investigación, entre otros detalles.
El objetivo es lograr que con esta declaratoria no se venzan los términos de la investigación, de forma que el hecho no quede en la impunidad.
<>Las bananeras.
Uno de los episodios más emblemáticos de Gaitán estuvo relacionado con el Caribe.
Cuando era representante a la Cámara, el joven parlamentario le dio visibilidad a la masacre de las bananeras ocurrida en Ciénaga, Magdalena, entre la noche del 5 y la madrugada del 6 de diciembre del año 1928.
Desde el Congreso, y en un debate que para algunos historiadores tuvo una importante cuota para la posterior pérdida del poder del Partido Conservador, Gaitán denunció el asesinato de centenares de trabajadores de la multinacional United Fruit Company, a manos del Ejército Nacional.
Para documentarse, y ejerciendo su faceta más periodística, realizó un viaje hasta el propio pueblo para entrevistar tanto a pobladores como a trabajadores, de forma que a la capital de la República, indican los expertos, regresó con una importante y abultada documentación que incluyó registros fotográficos.
“Fue cerca de un mes el que estuvo en Ciénaga realizando su investigación, la cual le sirvió luego de sustento en ese famoso debate”, indicó Julio Roberto Galindo, cofundador de la Casa Museo Rafael Uribe Uribe, en diálogo con EL HERALDO.
Galindo explica que Gaitán no solo retrató el hecho violento como tal, desnudando la responsabilidad del general Carlos Cortés Vargas, a quien el liberal señaló de haber estado a favor de los estadounidenses, sino que expuso las pésimas condiciones laborales a las que estaban sometidos los trabajadores de la multinacional.
Los historiadores, precisamente, exponen que el detonante de la huelga fue el rechazo al sistema de subcontratistas a través del cual se vinculaban a los trabajadores –a quienes se les pagaba por días–, de forma que no tenían contrato directo. Hoy los bananeros: http://pachakuti.org/spip.php?article814
La crispación política de la época sirvió de impulso para que el paso de la huelga a la masacre se diera, toda vez que algunos sectores la justificaron por la “amenaza” y el “riesgo” que significaba el avance comunista.
Otros, sin por el contrario, hablaron de las condiciones de dignidad por las que estaban luchando los trabajadores.
www.pachakuti.org <>