Prensa Indigena Inicio

  • Nad9.jpg
  • 13re15.jpg
  • Ni1b.jpg
  • Laven152.jpg
  • Laven155.jpg
  • Elvo7.jpg
  • Pro1.jpg
  • Dec14.jpg
  • Vida7c.jpg
  • Unre15.jpg
  • Viol7.jpg
  • Mis5.png
  • Ella5.jpeg
  • Ass18.jpg
  • Deba16b.jpg
  • Vida7b.jpg
  • Comun15b.jpg
  • Fin2.jpg
  • Prot14.jpg
  • Eln18a.jpg

(Medecins sans Frontieres)

Pressenza, 23 de febrero.- Con la próxima estación lluviosa, existe el riesgo de una emergencia”. En seis meses, desde el 25 de agosto de 2017 hasta la fecha, unos 700.000 refugiados rohingya han huido de Myammar para refugiarse en el distrito meridional de Cox’s Bazar, Bangladesh, donde viven en campamentos hacinados y en condiciones sanitarias precarias.
Una huida que todavía continúa hoy, aunque significativamente reducida en comparación con el momento máximo de la crisis: cada semana, cientos de refugiados llegan a Bangladesh a través del río Naf.
Esta emergencia humanitaria ha llevado a Médicos Sin Fronteras (MSF) a incrementar significativamente sus operaciones en Bangladesh.
Actualmente, MSF emplea a más de 2.000 trabajadores humanitarios, entre médicos, enfermeras y técnicos logísticos, tanto nacionales como internacionales, y de agosto a diciembre se realizaron más de 200.000 consultas médicas (promedio de más de 1.600 por día).
Las condiciones de vida en el estado de Rakhine en Myanmar siguen siendo insostenibles hoy en día, por lo que dicen los rohingya a nuestros colaboradores sobre el terreno.
“Una familia que llegó hace unos días me dijo que decidieron huir después de ver a los dos niños varones asesinados violentamente por hombres vestidos de soldados.
Para ser rescatados, los padres de los dos jóvenes y su hija de cuatro años caminaron cinco días en el bosque, escondiéndose durante mucho tiempo entre los arbustos, antes de llegar a la frontera y salvarse”, dice Francesco Segoni, líder del proyecto de MSF en Bangladesh.
Tan pronto como llegan a los campamentos, los refugiados rohingya nos dicen que se sienten inseguros, que han experimentado amenazas y violencia en sus aldeas, que han vendido sus propiedades para conseguir el dinero para subir a un barco y escapar. Alojarse en su propio pueblo ya no es una opción para ellos.
La llegada de la estación lluviosa, que podría desencadenar una emergencia en la emergencia, también es preocupante hoy en día.
“Los desastres naturales y las tormentas tropicales pueden causar inundaciones, pero también provocar un aumento de enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea aguda”, dijo Kate Nolan, coordinadora de emergencias de MSF en Bangladesh.
Estamos considerando todas las posibles repercusiones, desde el riesgo de lesiones y fracturas debidas a suelos fangosos, hasta el sellado de los refugios, principalmente de plástico y bambú.
La alta densidad de los campamentos y su acceso limitado, el hecho de que no han sido vacunados regularmente contra las enfermedades transmisibles, son condiciones que ponen a Rohingya en peligro de una emergencia sanitaria.
Los equipos médicos de MSF atienden a personas con sarampión, infecciones respiratorias y diarrea, enfermedades asociadas a las durísimas condiciones de vida en los campos. Hubo 4.280 casos de difteria, sobre todo en niños de 5 a 14 años.
“También vemos heridas que se han convertido en infecciones graves porque no están bien tratadas o son enfermedades crónicas que nunca se han curado”, añade Nolan de MSF.
Las consultas médicas de MSF muestran que los rohingya ya vivían marginados en Myanmar, donde tenían acceso limitado a la atención sanitaria.
Un estudio retrospectivo sobre mortalidad realizado por MSF en diciembre también reveló que al menos 6.700 rohingyas murieron en Myanmar durante el primer mes después de que estallara la violencia, incluidos 730 niños menores de 5 años.
https://www.pressenza.com/es/2018/02/rohingya-msf-despues-6-meses-escape-continua-la-proxima-estacion-lluviosa-existe-riesgo-una-emergencia/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>