Artículos

USA tiene bases militares en 80 países. Todas deben cerrar

(Por Alice Slater)

 

Bases militares de EE. UU. en todo el mundo, 2016. (Imagen de usuario PatriotMyke en wikimedia commons)
Pressenza, Nueva York, E.U.A., 4 de febrero.- Las bases estadounidenses están causando estragos en la salud y el bienestar de las comunidades de todo el mundo. El fin de semana del Día de Martin Luther King, la Universidad de Baltimore acogió con acierto a más de 200 activistas en los movimientos de paz, medio ambiente y justicia social para lanzar una nueva iniciativa oportuna, la Coalición contra las Bases Militares Extranjeras de los Estados Unidos.
Ajamu Baraka, candidato vicepresidencial del Partido Verde y cofundador de la Alianza Negra para la Paz, inauguró la reunión recordándonos que el Reverendo King, en su histórico discurso contra la guerra que pronunció hace más de 50 años en la Iglesia Riverside en Nueva York, calificó al gobierno de Estados Unidos como “el mayor proveedor de violencia en el mundo de hoy”.
Añadiendo que “la guerra en Vietnam no es más que un síntoma de una enfermedad mucho más profunda dentro del espíritu estadounidense.” Tomando en cuenta la naturaleza misma del capitalismo, King insistió además en que:
Debemos comenzar rápidamente el cambio de una sociedad orientada a las cosas a una sociedad orientada a las personas. Cuando las máquinas y las computadoras, los motivos de lucro y los derechos de propiedad son considerados más importantes que las personas, el inmenso trío de racismo, materialismo extremo y militarismo no se puede vencer.
Durante dos días, en una serie de paneles, conferencistas de todos los rincones del mundo describieron la extraordinaria crueldad y los efectos tóxicos de la política exterior estadounidense a pesar de la advertencia de King hace más de 50 años.
Sabemos que Estados Unidos tiene aproximadamente 800 bases militares oficiales en 80 países, un número que podría superar los 1.000 si contamos las tropas desplegadas en embajadas y misiones y en las denominadas bases “lily-pond”, con unos 138.000 soldados apostados en todo el mundo.
David Vine, autor de Base Nation: How U. S. Military Bases Overseas Harm America and the World, informó que sólo otros 11 países tienen bases en el extranjero, unos 70 en total. Rusia tiene un estimado de 26 a 40 en nueve países, en su mayoría ex-Repúblicas Soviéticas, así como en Siria y Vietnam.
El Reino Unido, Francia y Turquía tienen de cuatro a 10 bases cada uno; y se estima que entre una y tres bases extranjeras están ocupadas por India, China, Japón, Corea del Sur, Alemania, Italia y Holanda.
Y, aparte de las bases, hay otros impactos militares perjudiciales de los Estados Unidos en muchos países alrededor del mundo, que desarraigan a muchas comunidades. John Lannon, del grupo irlandés Shannonwatch, trabaja para poner fin al uso militar estadounidense del aeropuerto civil de Shannon, Irlanda.
Estados Unidos ha transportado más de 3 millones de tropas y armas a través de Shannon, en ruta hacia acciones militares a pesar de la decisión de Irlanda de no unirse a la OTAN y su política oficial de neutralidad militar.
James Patrick Jordan, de la Alianza para la Justicia Global, informó que después del 11 de septiembre el Comando Norte del Pentágono de Estados Unidos agregó el entrenamiento de muchas tropas en países latinoamericanos para enviarlas al extranjero a luchar en guerras de Estados Unidos en otros países.
Activistas por la paz y ambientalistas de todas las regiones del mundo compartieron sus experiencias en protesta por los devastadores impactos ambientales y sanitarios causados por las bases militares estadounidenses, que están causando estragos en la salud y el bienestar de tantas comunidades.
Desde el Agente Naranja en Vietnam, el uranio empobrecido en Irak, los vertederos de municiones y los campos de tiro en Vieques, Puerto Rico, hasta una mezcla tóxica de venenos a lo largo del río Potomac, las comunidades y los soldados...
Así como los niños nacidos después de la exposición a estas toxinas, están sufriendo una amplia gama de enfermedades y daños genéticos heredados, mientras que el gobierno de los Estados Unidos elude cualquier responsabilidad por el daño causado por su irresponsable vertido y su temerario entierro de basura.
De hecho, mientras que algunas de las naciones “homólogas” de los Estados Unidos, como Alemania, han demandado exitosamente por fondos para la limpieza de bases militares después de que los Estados Unidos las abandonaron en condiciones terribles, los países de América Latina, Asia o África han sido incapaces de hacer rendir cuentas a los Estados Unidos.
Lo cual es más evidencia de que el patriarcado blanco ejerce su privilegio, como aprendimos de Patricia Hynes, una ex profesora de salud ambiental de la Universidad de Boston que ganó el premio Lifetime Achievement de la US EPA y ha creado el Vietnam Peace Village Project para apoyar a las víctimas de la tercera y cuarta generación del Agente Naranja.
David Swanson, presentando el panel sobre el militarismo estadounidense en Sudamérica, observó:
El imperialismo moderno es único en Estados Unidos. El carácter excepcional de los Estados Unidos justifica la intimidación imperial y es un sentimiento prominente que quizás tengamos que curar. El nacionalismo estadounidense tiene un carácter religioso.
Su misión destructiva es imaginada como sagrada. Fort McHenry no es un sitio histórico, es un “Monumento Nacional y Santuario Histórico”. Puede que tengamos que aprender a valorar otras cosas, incluido el 96 por ciento restante de la humanidad, antes de que el imperio se apague.
La envergadura mundial de los participantes fue sorprendente cuando escuchamos a activistas en Asia, Europa, África, América Latina y Oriente Medio, todos dispuestos a expandir esta nueva red y trabajo, no sólo para cerrar las bases estadounidenses…
Sino como muchos expresaron tan elocuentemente, para desmantelar el imperio estadounidense y sus políticas patriarcales, racistas y coloniales que están causando tanto daño en todo el mundo. Al final de la reunión decidimos extender nuestra coalición y tomamos las siguientes medidas:
Resolución sobre el Día Mundial de Acción contra Guantánamo (23 de febrero de 2018).
Resolución sobre un Día Nacional de Acción contra la Guerra en la primavera de 2018.
Y lo que es más importante, acordamos llevar a cabo una conferencia internacional más grande en el extranjero, dentro del año siguiente a la fecha de este inicio, para acelerar el fin del imperio que subyuga a las personas y destruye la ecósfera para mantener su cruel sistema económico. Para agregar tu voz y participar, visita www.noforeignbases.org.
https://www.pressenza.com/es/2018/02/estados-unidos-bases-militares-80-paises-todos-deben-cerrar/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>

 

Joomla template by Joomlashine.com