(Por José Díaz)

Servindi, 2 de enero.- En medio de una ola de frío histórica que atraviesa a los Estados Unidos, el presidente Donald Trump se burla de los eventos climáticos haciendo referencia al calentamiento global. Las políticas ambientales del país norteamericano continúan en franco retroceso.
Entre los últimos días del 2017 y los primeros del 2018, Estados Unidos viene afrontando una inesperada ola de frío que ha llevado la temperatura a unos históricos -40° en algunos estados del norte. Frente a este panorama, una vez más su presidente Donald Trump hizo gala de su impertinencia frente a los temas ambientales.
Y es que lejos de mostrar su solidaridad con las poblaciones norteamericanas más afectadas por esta ola de frío en plenas fiestas de fin de año, el mandatario de los Estados Unidos se mofó del clima y volvió a citar al “calentamiento global” al señalar que a su país no le haría mal un poco de este último fenómeno.
Podría ser la noche de Fin de Año más fría de las registradas. Quizás podríamos utilizar un poco de ese viejo calentamiento global, escribió Trump.
“Podría ser la noche de Fin de Año más fría de las registradas. Quizás podríamos utilizar un poco de ese viejo calentamiento global que nuestro país, pero no otros, iba a pagar billones de dólares para combatir. ¡Abríguense!”, escribió Donald Trump en redes sociales.
Como se sabe, la actual administración de los Estados Unidos se ha caracterizado por mostrar una postura negacionista del calentamiento global, llegando a afirmar que se trataba de una invento de China, su principal competidor económico.
<>Efectos del friaje.
Lo cierto es que la ola de frío en la costa noreste y en la región central de los Estados Unidos se extenderá durante algunos días más en este inicio del 2018.
De hecho, en algunas áreas del estado de Nueva York se ha alcanzado el registro histórico de -35 mientras que en Minnesota se tocaron picos de -40.
A esto se le sumará una corriente de viento de origen nórdico que en los próximos días atravesará el país.
Lejos de ofrecer algún tipo de ayuda –o al menos consuelo–, Donald Trump una vez más opta por ridiculizar los eventos climáticos que azotan a su país, salvo que estos afecten a multimillonarios como hemos visto en los incendios forestales de California.
Por ahora la política ambiental de los Estados Unidos sigue en franco retroceso no solo a través de la actitud de Trump, sino con el desmantelamiento de la legislación ambiental y del retiro de este país del pacto climático Acuerdo de París. ¿Será sostenible esta postura?
https://www.servindi.org/noticias/02/01/2018/donald-trump-se-mofa-del-cambio-climatico <>