• Ava18.jpg
  • Pat10.jpeg
  • Dequi12.jpeg
  • Mexi7.jpg
  • Acnur13.jpg
  • Xok4c.jpg
  • Despi12.jpg
  • Lasma7.jpg
  • 5de3b.jpg
  • Confi7.jpg
  • Cam7b.jpg
  • Lare32.jpg
  • Quesi15.jpg
  • Hid11a.png
  • Esce4.jpg
  • Rel9.jpeg
  • Hidro4a.jpg
  • Loso2.jpeg
  • Acu1.jpg
  • Lasco42.jpg

Recibido de El Zenzontle, 8 de enero.- Extrabajadres de ruta 100 denunciamos el despojo de nuestra fuente de trabajo por parte del gobierno de la CDMX. En 1981 la lucha desplegada por los trabajadores transportistas en contra de los abusos y la opresión que sobre ellos ejercía la alianza de concesionarios del transporte público capitalino, conocido como Pulpo Camionero, dio como resultado la estatización del transporte público concesionado.
En ese año, mediante un decreto presidencial, los bienes de las 86 empresas privadas del transporte que operaban en la Ciudad de México, incluidos sus 76 encierros, pasaron a formar parte del hoy extinto Departamento del Distrito Federal (DDF) a través de la empresa Autotransportes Urbanos de Pasajeros Ruta 100.
En esa época el predio ubicado en Plan de San Luis s/n esquina Eje 2 Norte Eulalia Guzmán, col. Nueva Santa María, pertenecía a los concesionarios de la Ruta para el Transporte de Pasajeros "San Rafael" quienes lo entregaron en mutuo acuerdo a los trabajadores transportistas.
Posteriormente, y una vez conformado el Sindicato Único de los Trabajadores Urbanos de Pasajeros Ruta-100 (SUTAUR-100) que agremiaba a los trabajadores de la nueva empresa, los trabajadores que resguardaban el predio lo entregaron al SUTAUR-100.
En 1989, durante la regencia de Manuel Camacho Solís, el gobierno intensificó el saqueo y los fraudes en contra de Ruta 100 y se dedicó a reprimir y eliminar conquistas laborales a los trabajadores organizados en el SUTAUR-100 a quienes se les intentó falsamente de responsabilizar de la crisis económica de la empresa.
En realidad los responsables de los desfalcos a la empresa fueron los regentes que tuvo el DDF desde la creación de Ruta 100: Carlos Hank González, Ramón Aguirre Velázquez, Manuel Camacho Solís, Manuel Aguilera Gómez y Oscar Espinosa Villarreal.
El proyecto era claro: abandonar y desmantelar a la empresa para privatizarla y, de paso, terminar con la organización sindical SUTAUR-100.
Es durante esta misma regencia de Camacho Solís cuando se inicia el juicio de quiebra de la empresa, mismo que el Estado ganaría en 1995 por decisión del Juez Primero de lo Concursal del Distrito Federal.
Ese año, la regencia encabezada por Óscar Espinosa decretó la ilegal quiebra de Ruta-100. Acto seguido, policías antimotines tomaron los 27 módulos operativos de la paraestatal, impidiendo el ingreso del personal; se encarceló a los dirigentes y militantes sindicales.
Una vez decretada la quiebra, el predio de Plan de San Luis s/n esquina Eje 2 Norte Eulalia Guzmán, col. Nueva Santa María, fue administrado por trabajadores de SUTAUR-100 aglutinados en la "Coordinadora Independiente de Desempleados y Despedidos en Lucha".
Quienes posteriormente se constituirían en la sociedad cooperativa denominada "Coordinadora Independiente de Trabajadores en Lucha", integrante del Movimiento Proletario Independiente (MPI), del cual el sindicato también forma parte.
En ese espacio se han desarrollado diversos proyectos de autoempleo para los trabajadores que han sido despojados de su fuente de trabajo, como el fue caso de nuestros compañeros del SUTAUR-100.
La Coordinadora Independiente de Trabajadores en Lucha – Movimiento Proletario Independiente (CITL-MPI) siempre ha impulsado de manera activa y solidaria el apoyo a los trabajadores que se ven privados de un trabajo digno que les permita acceder a una vida decorosa en medio de un país donde la miseria y la pobreza crecen exponencialmente.
Sin embargo, a partir de los mezquinos intereses de las empresas inmobiliarias, el actual Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX) ha asestado un nuevo golpe a los trabajadores al privarnos de una fuente de trabajo honesta y con compromiso social.
Desde mediados de este año el GCDMX inició una nueva simulación legaloide con la finalidad de despojar a nuestra cooperativa del predio de Plan de San Luis y Eulalia Guzmán para ponerlo al servicio de la especulación inmobiliaria.
Desde el mes de agosto la Delegación Azcapotzalco inició el procedimiento de "recuperación administrativa del bien inmueble ubicado en Plan de San Luis s/n esquina Eje 2 Norte Eulalia Guzmán, Col. Nueva Santa María, Del. Azcapotzalco".
Es en esas mismas fechas fue cuando el hostigamiento y las presiones se intensificaron en contra los integrantes de la Coordinadora Independiente de Trabajadores en Lucha – Movimiento Proletario Independiente (CITL-MPI).
Finalmente, el día 8 de diciembre de 2017, a las 10:00 hrs. personal de la Delegación Azcapotzalco al frente de decenas de sujetos vestidos de civil armados con palos y custodiados en su retaguardia por decenas de elementos de la policía auxiliar…
Procedieron a desalojarnos del espacio que da empleo de manera cooperativa y solidaria a varios trabajadores a través de un lavado de autos y una pensión de automóviles; situación que apoya a los vecinos de la colonia en la falta de espacio para estacionamiento y ante la inseguridad que azota a nuestro país.
¿Por qué un operativo tan espectacular para desalojar a unos cuantos trabajadores que se caracterizan por una vida pacífica de trabajo?, ¿por qué la saña del GCDMX en contra de nuestra cooperativa?
Esta es una reflexión necesaria, sobre todo en estos tiempos donde se aprueban leyes que buscan conculcar a los mexicanos garantías consagradas en la Constitución.
¿Quién está detrás de este artero despojo? Detrás de esta nueva agresión a los trabajadores se encuentran los intereses de las empresas inmobiliarias que hoy ven con deseo la creación de un nuevo complejo habitacional en ese predio de Eulalia Guzmán.
Los funcionarios de gobierno dicen que las inmobiliarias "no tienen nada que ver, que el GCDMX sólo está recuperando los espacios que le pertenecen".
Sin embargo, resulta sintomático que sea en Instituto de Vivienda de la Ciudad de México (INVI) y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) quienes están como interlocutores en las infructuosas "reuniones de trabajo" que ha establecido el gobierno con nuestra cooperativa.
Alertamos a todos los vecinos y vecinas de la colonia Nueva Santa María a estar atentos ante este nuevo desarrollo inmobiliario en puerta, pues nadie mejor que los colonos saben que el anárquico crecimiento inmobiliario en nuestra colonia sólo traerá falta de agua, problemas de estacionamiento y una serie de inconvenientes más que ponen en riesgo nuestra seguridad cotidiana.
Asimismo, a las organizaciones independientes y solidarias y al pueblo en general les solicitamos su apoyo en estos difíciles momentos para los integrantes de nuestra cooperativa, pues cuando el encarecimiento de la vida parece aumentar, hemos sido arrojados al desempleo.
¡¡Alto a las agresiones contra trabajadores y colonos en beneficio del negocio de la especulación inmobiliaria!! ¡¡Por el rescate de nuestra fuente de trabajo!!
Coordinadora Independiente de Trabajadores en Lucha- Movimiento Proletario Independiente (CITL-MPI)<>