Artículos

Libia: El infierno que viven los refugiados

(Por Emilio Drudi)*

23 de junio de 2016. Medecins Sans Frontières (MSF) y Bourbon Argos rescatan a 1139 personas en 10 operaciones diferentes en el Mar Mediterráneo. Imagen de Medici senza Frontiere.
Pressenza, 29 de noviembre.- Las justificaciones de Italia ante los cargos de la ONU los auto-incriminan. “En lo que Libia se ha convertido hoy en día, ya era algo bien conocido…”. También está esto: “Cosas terribles están sucediendo, pero, después de todo, ya eran conocidas”.

 

Y así sucesivamente. Estos son los tipos de declaraciones que varios representantes del Gobierno y el Parlamento italiano utilizaron en respuesta a la firme posición adoptada por Zeid Raad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.
El Comisario ha subrayado el horror de los centros de detención libios, se ha opuesto a la política migratoria de la Unión Europea y ha condenado en particular el acuerdo entre Roma y Trípoli destinado a impedir que los barcos crucen el Mediterráneo hacia Italia.
“Es inhumano -afirmó Zeid Raad- que la UE haya decidido ayudar a las autoridades libias a interceptar a los migrantes en el Mediterráneo y llevarlos de nuevo a las terribles cárceles libias. El sufrimiento de los migrantes detenidos en Libia es un ultraje a la conciencia de la humanidad”.
En las mismas horas, la confirmación de este infierno en vida vino de un informe de la CNN que documentaba una subasta de refugiados para venderlos como esclavos, como lo habían relatado numerosos solicitantes de asilo en Italia a ONGs y trabajadores humanitarios en los últimos meses.
Sin embargo, muchos políticos italianos reaccionaron de la misma manera a las imágenes perturbadoras de la CNN: “Ya es bien conocido…”. En otras palabras, no hubo marcha atrás, sino una casi auto-absolución y un mayor apoyo a Libia.
De hecho, no es una coincidencia que los principales periódicos libios -tales como Libia Herald y Libyan Express– publicaran titulares como este: “Italia defiende a Libia contra las acusaciones de la ONU del acuerdo inhumano sobre migrantes”.
Entonces, era “ya conocido”. Por supuesto, la situación ya era bien conocida. Además de los informes y comunicados de prensa que han salido durante años de ONGs como Médicos Sin Fronteras, Amnistía Internacional, Médicos por los Derechos Humanos y Human Rights Watch.
También se han publicado numerosos informes de instituciones internacionales. He aquí algunos ejemplos de los últimos doce meses.
Mediados de diciembre de 2016. Tras largas y profundas investigaciones sobre el tema, el informe de la Misión de las Naciones Unidas no deja lugar a dudas.
La mayoría de los 34 centros de detención son campos de concentración en los que el abuso, la tortura, el trabajo forzoso y todo tipo de violencia son hechos cotidianos.
Los contrabandistas son a menudo libres de hacer lo que les plazca con la complicidad de funcionarios gubernamentales y policiales de todos los niveles. Este infierno en vida es aún más infernal para las mujeres.
El riesgo de que las mujeres sean capturadas y violadas es tan alto que muchas mujeres y niñas, que huyen de las terribles condiciones en sus países de origen, toman dosis masivas de anticonceptivos durante meses antes de entrar a Libia para al menos intentar evitar quedar embarazadas.
Sin embargo, esto a menudo puede causar lesiones irreversibles, como muchos médicos en Italia han confirmado.
Marzo de 2017. La Corte Penal Internacional abre una investigación sobre los horrores que sufren los migrantes en Libia. El fiscal jefe, Fatou Bensousa, magistrado de Gambia, anunció oficialmente la noticia durante una audiencia en el Consejo de Seguridad de la ONU.
“Mi oficina -afirmó- está reuniendo pruebas sobre los delitos perpetrados contra migrantes en Libia, que se ha convertido en un mercado para la trata de personas. La violación, el homicidio y los actos de tortura son hechos cotidianos, según fuentes fidedignas.
Estoy completamente sorprendido por esta información. Miles de migrantes, entre ellos mujeres y niños, son detenidos en condiciones inhumanas en todo el país “.
Mayo de 2017. Pocos días después de la audición de Fatou Bensousa en las Naciones Unidas, el portavoz italiano de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Flavio Di Giacomo, comentó sobre los mismos horrores en una entrevista concedida al diario La Stampa:
“Tenemos noticias de una violencia indescriptible: violación y tortura, migrantes obligados a enterrar vivos a migrantes heridos… Y esto es violencia racial porque todas las víctimas son personas de color”.
La confirmación física de estas y otras denuncias similares viene a través de signos de tortura, cicatrices y lesiones dolorosas en los cuerpos de muchos refugiados que llegan a aterrizar en Europa.
Además, existe un alto porcentaje de mujeres jóvenes que quedan embarazadas después de haber sido violadas durante sus largos viajes hacia Europa, generalmente violadas por guardias en los campos de detención.
Abril-Mayo 2017. Dos informes de la OIM denuncian un verdadero mercado de esclavos alimentado por traficantes de seres humanos que pueden contar con un número casi infinito de migrantes. Las subastas se realizan a plena luz del día, en una de las plazas principales de Sabha, capital de Fezzan.
Aquí es donde se encuentran muchas de las carreteras y rutas desde Sudán, Chad y Níger, y donde comienzan a dirigirse al norte hacia el Mediterráneo.
En los suburbios de la ciudad -como informan otras fuentes- hay un enorme centro de detención que actúa como campo base para un importante contrabandista de personas. Es una especie de fortaleza con altos muros y alambre de púas, vigilada día y noche por militantes armados.
El primer informe data de principios de abril. El ayuntamiento de Sabha intentó impugnar el informe diciendo que se basaba únicamente en el testimonio de “migrantes africanos irregulares” que relataron estos horrores de ser vendidos como esclavos para obtener la piedad de los trabajadores de la OIM y obtener protección internacional.
La OIM no solo mantuvo su posición, sino que publicó, a mediados de mayo, un segundo informe aún más detallado, corroborado por el testimonio de muchos migrantes procedentes de Nigeria, Ghana y Gambia que entraron a Libia a través de Níger.
De acuerdo con lo que aquellos que pudieron salvarse informaron a la OIM -lo que reporta el Libyan Express– cientos de migrantes que fueron capturados a lo largo de las rutas hacia el norte de África son fácilmente comprados y vendidos en un mercado de esclavos moderno”.
La historia contada por un joven senegalés, capaz de reconstruir los hechos con extrema precisión, es particularmente impresionante. Compró un billete de 320 dólares de un “pase” que lo llevó al otro lado del desierto desde Agadez hasta Libia.
Llegó a Sabha comprimido sobre una pick-up sobrecargada de jóvenes como él. Luego fue trasladado directamente a una zona abierta donde ya se estaba celebrando una subasta de seres humanos:
“Los migrantes subsaharianos -reconocía- fueron comprados y vendidos por libios, con la ayuda de ghaneses y nigerianos que trabajan para ellos”.
Mayo de 2017. Después de visitar algunos de los centros de detención en Trípoli, Filippo Grandi, Comisario de la ONU para los Refugiados, está consternado por las duras condiciones en las que miles de refugiados y migrantes se ven obligados a vivir:
“Los niños, las mujeres y los hombres que ya han sufrido tanto no deberían verse obligados a soportar tan grave sufrimiento”.
Revelaron que “tan grave sufrimiento” fue más explícito en las siguientes semanas y meses, en largos, detallados y precisos informes publicados por Médicos sin Fronteras el 7 de septiembre, con el agregado de una carta “resumida” directa para el Primer Ministro Paolo Gentiloni.
Y luego, el 2 de octubre, por los Médicos para los Derechos Humanos, el resultado de una investigación centrada particularmente en los centros de Trípoli, Sabha, Gharyan, Beni Walid, Zawiya y Sabratha.
Septiembre de 2017. El Consejo de Europa, a través del Comisario de Derechos Humanos, Nils Muiznieks, pide al Ministro Marco Minniti que aclare el acuerdo con Libia y señala que “incluso cuando un país tiene dificultades para hacer frente a los flujos migratorios, tiene el deber de proteger y respetar sus derechos humanos”.
Además, refiriéndose a los numerosos informes sobre la situación en Libia, cabe señalar que “la entrega de personas a las autoridades libias y a otros grupos en Libia los expondría al riesgo real de tortura o tratos inhumanos y degradantes”.
Y no es ninguna coincidencia que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ya había condenado a Italia en 2012 por entregar un gran número de migrantes a los libios. La respuesta del Ministerio del Interior es que:
“Ni los barcos italianos ni los barcos que colaboran con la Guardia Costera italiana han enviado jamás a los inmigrantes rescatados en el mar, de regreso a Libia”. Eso es verdad. Pero ese no es el punto.
La cuestión es que la esencia del acuerdo entre Roma y Trípoli revela, de hecho, una especie de “contrato” con la Guardia Costera Libia para hacer “trabajo de entrega”.
Es decir, una “entrega indirecta” de refugiados a Libia, donde a menudo se convierten en esclavos sometidos a todo tipo de violencia y vendidos como mercancías.
Octubre de 2017. El Tribunal de la Asamblea de Milán reconoce que los centros de detención en Libia son lugares donde se violan todos los derechos, incluso los más elementales: son lugares de tortura y violaciones constantes de la dignidad humana.
Esta es la conclusión profunda procedente de la condena de un traficante somalí “operando” en el campo de Beni Walid que llegó a Italia disfrazado de refugiado y fue arrestado después de que algunas de sus víctimas lo reconocieran: una acusación contra los acuerdos entre Roma y Trípoli.
El juicio reveló, de hecho, la realidad de la tortura, la violación y el asesinato en los centros de detención libios, comparada por el fiscal público con el régimen nazi.
La realidad es que los migrantes están atrapados por las políticas de cierre y deportación aplicadas por Italia con la colaboración de Libia.
Pero no se trata solo de los centros. Al igual que el sufrimiento en los centros de detención, el comportamiento de la Marina Libia también es bien conocido.
No es una coincidencia que en julio de 2017 la Corte Penal Internacional investigara las violaciones de los derechos humanos en las cárceles libias, extendiéndose también a la Guardia Costera de Trípoli, el “colaborador” más directo de la política exterior italiana.
La razón para ampliar la investigación es el hecho de que lo que ocurre sobre la tierra y en el mar está estrechamente relacionado.
“Cada vez es más evidente -dice el Corriere della Sera– que lo que está ocurriendo en el continente es consecuencia directa de lo que está ocurriendo en el mar, donde la Guardia Costera intercepta a los migrantes y los lleva de vuelta para acabar, precisamente, en los infames centros de detención”, utilizando métodos de violencia inimaginable.
La lista de ejemplos es infinita. Estos son algunos de los más significativos:
Octubre de 2013. El tiroteo y posterior hundimiento, pocas horas después, de un barco cargado con refugiados sirios a 60 millas de Lampedusa. Más de 260 víctimas.
Agosto de 2013. Abordaje y disparos en el barco Borbón Argos, creado por Médicos Sin Fronteras, que se dirigía a África para ayudar a los barcos de migrantes.
21 de octubre de 2016. Abordaje a una balsa cargada de refugiados; violencia, palizas, amenazas y disparos realizados por la tripulación de una lancha a motor mientras una operación de rescate estaba en marcha a cargo de SeaWatch2. 30 muertos.
Febrero de 2017. Migrantes estafados por hombres de la Guardia Costera Libia para tomarlos de un bote inflable en aguas internacionales. La escena está documentada en vídeo por Médicos Sin Fronteras.
17 de mayo de 2017. Un barco patrullero se mete en un barco de Sea Watch (vigilancia marítima), en un intento de cortarles el paso e impedir que presten asistencia a una cantidad de refugiados en apuros.
24 de mayo de 2017. Disparos en el aire y amenazas contra el barco de Médicos sin Fronteras, Aquarius, que estaba ayudando a los barcos hundidos.
26 de mayo de 2017. La unidad naval libia dispara al barco patrulla de la Guardia Costera Italiana y luego se aleja rápidamente. Esa noche, el mando de Trípoli “pide disculpas”, afirmando que fue un error:
Se pensó que el barco italiano era un barco de traficantes. No hay protestas oficiales de Roma. Sin embargo, el episodio demuestra las “reglas de combate” que se han dado a la armada libia, incluido su “fácil” uso de fusiles de asalto.
8 y 15 de agosto de 2017. La ONG española Proactiva Open Arms denuncia que su unidad sufrió amenazas acompañadas de disparos en el aire por una lancha libia durante una operación de rescate.
6 de noviembre de 2017. La tripulación de una lancha a motor libia obstruye con fuerza la intervención de Sea Watch 3, que había recibido una llamada de emergencia de la Guardia Costera italiana para rescatar un bote inflable con casi 150 migrantes a bordo, que estaba a punto de hundirse a 30 millas de la costa africana, en aguas internacionales. Al final hubo por lo menos 40 víctimas.
El gobierno y los políticos italianos se han conformado con todo esto, encogiéndose de hombros, aceptando el “bien conocido” visto en el documental de la CNN y en los argumentos citados por el Alto Comisionado de la ONU, Zeid Raad Al Hussein, cuando definió las decisiones de la UE sobre los inmigrantes, en particular, el acuerdo Roma-Trípoli, como “inhumanas”.
“Bien conocido” y, por lo tanto, no es necesario replantearse las opciones elegidas: el acuerdo con Libia sigue vigente y continúa. “Bien conocido”. Por supuesto, estas cosas ya se conocen. Y ese es el punto.
Si el gobierno sabe -y ellos no pueden pretender que no lo saben- que bloqueando el Mediterráneo serían atrapados miles de migrantes en Libia, condenándolos a un infierno interminable, con todo, todavía no eligen una alternativa e incluso siguen proporcionando a Trípoli los medios y la financiación.
Para hacer que los muros de la Fortaleza Europa sean cada vez más insuperables, luego, lo “bien conocido” no se convierte en una excusa, sino en una admisión de responsabilidad. Una admisión para ser llevada ante un tribunal de justicia.
* Emilio Drudi. De Tempi Moderni.
https://www.a-dif.org
 
https://www.pressenza.com/es/2017/11/el-infierno-que-viven-los-refugiados-en-libia-las-justificaciones-de-italia-ante-los-cargos-de-la-onu-los-auto-incriminan/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>
Joomla template by Joomlashine.com