(Publicado por Denise Lucero)

Recibido de el Zenzontle, 27 de octubre.- El pasado 22 de octubre, en el auditorio municipal de San Felipe Tepatlán, se realizó la XXII Asamblea en Defensa de la Vida y el Territorio. En dicha ocasión los pueblos nahua, totonaco y mestizo refrendaron sus lazos de solidaridad y lucha en la defensa su patrimonio biocultural.
Los más de 3 mil asistentes llevaron a cabo una marcha por las principales calles de la cabecera municipal para posteriormente ser testigos del ritual a la Madre Tierra, a cargo el Consejo de Ancianos de este pueblo totonaco.
Rufina Villa e Irene Cruz, representantes del pueblo maseual y totonaco, respectivamente, realizaron un significativo intercambio de semillas de maíz, frijol, flores y frutos para sellar su unión en la lucha por la defensa del territorio que es amenazado por proyectos de hidroeléctricas, minería a cielo abierto y extracción de hidrocarburos a través del fracking.
En un pronunciamiento signado por “Defensores y defensoras del río Ajajalpan, Organización tutunaku nahua en defensa del territorio, Makxtum kghalhaw chuchutsipi, Consejo Tiyat Tlali y Consejo del ordenamiento territorial de Cuetzalan, los pueblos de Totonacapan reafirman su “derecho a la libre determinación y al territorio que habitamos y que por cientos de años hemos cuidado.
Exigimos respeto a nuestra identidad, a nuestra decisión de vivir como pueblos campesinos que producimos para alimentarnos cada día, luchando para recuperar lo nuestro, la organización comunitaria, el trabajo colectivo, la ayuda mutua para cuidar nuestra salud, tener vivienda, nuestras celebraciones para agradecer y festejar la vida”.
En dicho documento, pobladores de estas comunidades anuncian que “es tiempo de unirnos y trabajar por todos los medios posibles para que se nos respete como pueblos originarios y campesinos que tanto hemos dado a miles de gentes en las ciudades: agua limpia, alimentos sanos, nuestro trabajo, lugares hermosos para disfrutar y sentir la paz de la madre naturaleza”.
En la misiva denuncian que en diversas ocasiones han sido intimidados por empresas como Comexhidro, Wal Mart, Gesa, Gaya, Almaden Minerals, Frisco, Grupo México que “se llaman a sí mismas benefactoras”, pero que con sus acciones generan confrontación, hostigamientos y amenazas.
“Por años el gobierno ha intentado negarnos o utilizarnos cuando le conviene para obtener votos, mano de obra barata o simular ante otros que se preocupa por el pueblo.
Nos ha entregado limosnas a través de sus programas oficiales a cambio de sumisión y de silencio ante sus injusticias para favorecer los intereses de los poderosos, de los millonarios y de los partidos.
Por mucho tiempo lo toleramos algunas veces por temor, algunas veces por necesidad, pero ya estamos hartos de soportar ofensas”.
Finalmente, manifiestan que se encuentran en pie de lucha y conminan: “Hermanos, hermanas de lucha, abramos los ojos, no permitamos que nos dominen, no aceptemos sus limosnas, su dinero que lleva sangre, pues esos millonarios se han enriquecido a costa de la explotación y el sufrimiento y muerte de hermanos y hermanas trabajadores.
No podemos ser cómplices de su corrupción, de su explotación, su agresión a la madre tierra. Están acostumbrados a comprar conciencias, porque creen que todos tienen un precio”.
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2017/10/27/se-unen-pueblos-maseual-totonaco-la-defensa-la-vida-territorio/ <>