(Por Isaín Mandujano)

 

Marchas y protestas de familias y alumnos en Chiapas. Foto: Especial.
Tuxtla Gutierrez, Chis., 27 de octubre (apro).- Con marchas, toma de plazas públicas, bloqueos de carreteras, calles, puertos marítimos, puentes fronterizos y otras acciones de protesta, maestros, padres de familia y alumnos escalaron su reclamo al gobierno estatal y federal para que se reconstruyan y rehabiliten las miles de escuelas dañadas por el sismo del pasado 7 de septiembre.

 

Desde temprano, cientos de maestros, padres, madres y sus hijos bloquearon la carretera que conduce a Puerto Chiapas, en la ciudad fronteriza de Tapachula; lo anterior, para exigir al gobierno estatal y federal reconstruya las aulas afectadas por el terremoto de magnitud 8.2 grados que sacudió a esta región del país hace justo 50 días.

 

Los padres y maestros que cerraron esa vía indicaron que son alrededor de ocho centros educativos donde los niños no toman clases debido a que sufrieron daños en la estructura; peor aún, los menores toman clases a la intemperie o debajo de árboles o galeras.

 

Denunciaron que la situación se ha tornado crítica para ellos y sus hijos, luego que las condiciones en las que tienen que tomar clases han afectado su salud y estado anímico, por lo que han reducido su desempeño escolar.

 

Las protestas afectaron el arribo de más de dos mil turistas que llegaron en un crucero y pretendían recorrer esa región del Soconusco, donde abundan las fincas cafetaleras y los hoteles boutique entre esa región montañosa de bosques y niebla.

 

Hasta el lugar acudieron funcionarios del gobierno estatal para negociar con los padres de familia, quienes se comprometieron a empezar ya la habilitación de las escuelas dañadas y así lograr el desbloqueo de ese tramo carretero.

 

En Tuxtla, miembros del Comité Estatal de Padres de Familia dieron a conocer que, a 50 días del sismo, siguen sin ser atendidos los reclamos de los padres, madres, maestros y alumnos para que sus centros educativos sean reconstruidos.

 

Carlos Alberto Reyes Monterrosa y Julio César Díaz Pinto, voceros de este comité estatal, señalaron que son más de 20 mil 600 escuelas las que hay en toda la entidad; de ellas, unas 2 mil 800 tienen riesgos menores derivado del sismo, otras mil 727 presentan daños medios y unas 762 riesgo alto de desplomarse.

 

También expusieron que tan sólo en Tuxtla son más de 800 las escuelas dañadas. Incluso, el viernes pasado el gobierno estatal se comprometió a “bajar” los recursos para que sean reconstruidos los planteles y que los alumnos puedan regresar a ellos.

 

Por lo pronto, dijo Carlos Reyes, son miles de niños los que se encuentran en condiciones precarias recibiendo clases. Y la desesperación los ha obligado a salir a las calles a protestar, porque sólo así el gobierno entenderá la emergencia.

 

Apenas ayer, padres y madres de familia, maestros y sus alumnos de la escuela secundaria federal “Adolfo López Mateos” salieron a marchar en la principal avenida de la capital del estado, para exigir sean atendidos en su centro educativo.

 

Javier Santiago Laguna, director de esa escuela, dijo que si bien han sido atendidos y recibidas sus peticiones en todas las dependencias gubernamentales en las que han tocado puertas, hasta ahora siguen esperando que lleguen las máquinas a demoler los edificios escolares.

 

Luego detalló que son unos 18 salones de clases y nueve de talleres y laboratorios los que quedaron inutilizables para los más de mil 600 alumnos que tiene ese plantel en los turnos matutino y vespertino.

 

También explicó que son alrededor de 5 millones de pesos, mínimo, los que se deberían invertir para poder recuperar los espacios perdidos.

 

Gaudencio Cruz Sarmiento, un padre de familia, indicó que es incómodo y molesto para sus hijos tomar clases de forma irregular, mientras que en el gobierno impera el burocratismo para atender con celeridad esta emergencia.

 

En la escuela primaria “Restauración de la República”, localizada en la 5ª Norte Poniente, y en la escuela primera “Juan Benavides”, de la avenida Central y esquina con la 10ª Poniente, los maestros y alumnos han salido a tomar clases en la calle en protesta para ser escuchados también en sus reclamos.

 

A la par que los maestros y alumnos toman clases en las calles, los padres de familia forman vallas humanas para bloquear el tránsito vehicular y proteger así sus hijos.

 

En Jaltenango, los maestros y alumnos han tomado la plaza central y han instalado ahí carpas para tomar clases, con el fin de que las autoridades municipales y estatales puedan verlos y atiendan su demanda de reconstrucción de sus aulas.

 

En Suchiate, maestros, los padres y sus hijos bloquearon ayer el puente internacional fronterizo para exigir que sus escuelas sean habilitadas.

 

El viernes pasado, el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED), Héctor Gutiérrez de la Garza, dio a conocer a miembros de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC).

 

Y otros colegios y organizaciones de constructores y proveedores de Chiapas que, derivado del sismo del jueves 7 de septiembre, el gobierno federal invertirá en la entidad alrededor de mil 29 millones de pesos para construir y rehabilitar centros educativos afectados.

 

Gutiérrez de la Garza reveló que actualmente hay un registro de 2 mil 842 planteles educativos con daños, la mayor parte de ellos con afectaciones menores: un vidrio, una pequeña grieta, una loseta o quizás algún lavabo roto.

 

http://www.proceso.com.mx/509019/escalan-protestas-exigir-reconstruccion-escuelas-afectadas-sismo-en-chiapas <>