Artículos

España: Puigdemont pone en “jaque” a Rajoy

(Por Krystyna Schreiber)

Carles Puigdemont en su intervención en el Parlamento de Cataluña (Fotografía de Krystyna Schreiber)
Pressenza, Barcelona, 13 de octubre.- Más de mil periodistas estaban acreditados en el Parlamento catalán el martes por la tarde, entre ellos más de 300 periodistas extranjeros. Una mezcla de tensión y expectación febril era casi tangible en el aire. Miles de personas se reunieron en las calles alrededor del parlamento para seguir el discurso del presidente catalán en grandes pantallas.
El Presidente Puigdemont dijo en su discurso que había escuchado en los últimos días muchas propuestas y que las examinó todas. Pero también dijo que estaba comprometido con el pueblo y el mandato.
“El resultado del referéndum significa que Catalunya se haya ganado el derecho a declarar un Estado independiente”, dijo el jefe de Gobierno, pero pidió al Parlamento que retrasara la aplicación de la independencia para poder negociar con el Estado español.
Uno podría pensar que muchos partidarios de la independencia estarían ahora decepcionados por esta declaración aparentemente tibia. La CUP lo estaba definitivamente, ellos querían una clara declaración de la independencia el martes.
No obstante, la CUP firmó la declaración conjunta sobre la independencia por la tarde para abrir un espacio al diálogo.
También en la calle se oía “tenemos plena confianza en el Presidente” y “esto fue una medida inteligente, porque de lo contrario el presidente habría sido detenido y todos los partidos y grupos que están comprometidos con la independencia habrían sido declarados ilegales”.
Pero no sólo el resultado del discurso se manejó inteligentemente, sino sobre todo el escenario. Puigdemont aprovechó la enorme atención mediática de todo el mundo, que de otro modo sólo se da a los líderes estatales, para:
a) Explicar las verdaderas razones de la separación de España y...
b) Dirigirse a los ciudadanos españoles en español “para contrarrestar ciertas campañas mediáticas”, como dijo el presidente.
Foto de Krystyna Schreiber.
Puigdemont explicó en sus propias palabras lo que había sucedido el 1 de octubre desde el punto de vista catalán. Describió el conflicto por el estatuto de autonomía de 2006 a 2010, explicando al mundo la humillación que significaba para los catalanes la campaña y la oposición del actual partido gobernante español cuando llevó el Estatuto al Constitucional.
El presidente catalán dejó claro que el actual marco legislativo autonómico no ha sido elegido por nadie y que, en algunos casos, es menos valioso que el anterior del 1979 y que el 82% de los catalanes quería ahora un referéndum.
Destacó los 18 intentos del gobierno catalán y de diputados catalanes por negociar un referéndum acordado con Madrid, cuando ya había una enorme mayoría en el parlamento catalán para el derecho a decidir.
Y explicó cómo estas demandas no sólo fueron rechazadas, sino también cómo cualquier intento de emancipación es castigado por el Estado con procesamiento legal. “No hay interlocutores en el otro lado.
La última esperanza era que la monarquía cumpliera con su papel mediador, lo que tampoco ocurrió”, concluyó Puigdemont. Y les dijo a los españoles en español:”No estamos locos, no estamos haciendo un golpe de Estado, no estamos adoctrinados.
Somos ciudadanos comunes y corrientes que queremos ejercer el derecho a votar. (…) No tenemos nada contra España ni contra los españoles “.
Los independentistas han adoptado una posición clara, pero al mismo tiempo han hecho una señal clara para las negociaciones. Ahora el siguiente movimiento, que determinará el curso del juego, es de Rajoy y los grupos de interés españoles.
Si ven el diálogo como una herramienta de mediación, en la cual ambas partes deben encontrarse en el centro, por ejemplo, manteniendo la perspectiva de un referéndum acordado con una correspondiente campaña pro y contra y, a cambio de ello, suspendiendo una declaración de independencia, quizás sería posible mantener a España unida.
Pero si se sigue pensando que la democracia debe ganarse por 10-0, entonces no hay solución pacífica y democrática posible a este conflicto sin mediación internacional.
Puigdemont lo sabe. También sabe que Rajoy no está en posición de cambiar su línea de actuación si no quiere perder el apoyo de sus votantes y grupos de interés. Puigdemont también sabe que la prevención de la violencia es importante.
No se trata sólo de la violencia del Estado. No se trata solo de la violencia del estado, ya que se hizo visible el 1 de octubre.
Se trata de la violencia que acecha en la calle y que es mucho más difícil de controlar, como en Valencia, cuando grupos de extrema derecha atacaron a un grupo pro-catalán durante la Diada y dieron patadas a chicas tiradas al suelo.

Según los testigos, las fuerzas de seguridad españolas no intervenieron, fueron los vecinos y otras personas que ayudaron a los jóvenes. Como dijo una vez el rey Juan Carlos I en una entrevista, la última y única misión de Franco a su sucesor real fue “sobre todo preservar la unidad de España”.
Este franquismo latente, cuyo objetivo final siempre fue la unidad de España, se siente recorzado por la línea dura del gobierno español y ahora está “de misión”.
Cataluña siempre quiso ser un modelo para una solución pacífica, incluso ayuda a democratizar Europa. A menudo, los independentistas se preguntaban: “¿Por qué Europa acepta nuevos estados que surgen de conflictos sangrientos pero no de un movimiento civil pacífico?”.
El “tiempo muerto” que Puigdemont pidió a sus seguidores el martes no es solo una oportunidad decisiva para España, sino sobre todo para Europa.
https://www.pressenza.com/es/2017/10/puigdemonts-pone-jaque-rajoy/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>

 

Joomla template by Joomlashine.com