• Hid11b.jpg
  • Xok4a.jpg
  • Acu15c.jpeg
  • Acu15d.jpg
  • Lare35.jpg
  • Hace11a.jpg
  • Pac9.jpg
  • Indi6.jpg
  • Elsis2c.jpg
  • Ava13.jpg
  • Thel6.jpeg
  • Devu2.png
  • Mus10a.jpg
  • A25-4.jpeg
  • Desta7.jpg
  • Go6c.jpg
  • Pode4.jpg
  • Nues2.jpg
  • Xok4c.jpg
  • Mex4c.jpg

(Por Héctor Alfonso Torres Rojas)*

Foto: El Espectador
Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena 22 de septiembre.- Crónica. Primera consulta popular en tierra de los comuneros. Ganó el NO, con el 97.05% de votos, en el municipio de Jesús María, Provincia de Vélez, departamento de Santander del Sur.
“No a la minería por el bien de Jesús María”
“Amigo campesino: si nos llega la minería se acaba Jesús María”
Estas dos frases, escritas en varios pasacalles y otras formas de publicidad, movieron y motivaron a la población para votar en la consulta popular que tuvo lugar el pasado domingo 17 de septiembre.
Ganó el NO, con el 97.05% de votos. Es la octava consulta popular a nivel nacional, en relación con el extractivismo megaminero.
Y otra consigna: “Nos acaban el pueblito esos sinvergüenzas”
<>El contexto.
Esta fue la primera, de tres consultas populares convocadas en la misma región, conformada por características y situaciones similares. Los municipios protagonistas son: Jesús María, Sucre y El Peñón.
El municipio de Sucre va a las urnas el domingo primero de octubre. Y la ciudadanía de El Peñón está convocada para el domingo 5 de noviembre.
La alerta partió del cura párroco de Sucre, sacerdote Edgar Augusto Sánchez Gómez, quien tuvo conocimiento de una de esas sesiones llamadas “socialización”, por las empresas mineras, que entregan una parte de la información, apenas para cumplir con el requisito.
Informó a sus compañeros párrocos, a la Pastoral Social, a los alcaldes y a varios líderes…
Ante la alerta, los tres municipios avanzaron juntos en la búsqueda de la información pertinente, en la toma de la decisión y en el mutuo apoyo para desarrollar el trabajo de impulso a las consultas populares.
Y descubrieron que la CAS (Corporación Autónoma de Santander) ya había entregado seis títulos en Jesús María y 22 en Sucre, para intervenir un total de 699 hectáreas.
Los tres alcaldes se decidieron por la consulta popular y los tres concejos aprobaron la iniciativa por unanimidad, con el apoyo de los curas párrocos, del profesorado y de los comités ciudadanos.
En tiempo record, formularon las preguntas y presentaron los documentos respectivos al Tribunal Administrativo de Santander, que rápidamente dio el visto bueno.
Mientras tanto ya iban recorriendo barrios y veredas, casa por casa, para llamar a la votación.
La economía de estos municipios favorecidos por la naturaleza por verdes colinas y valles fértiles, es de carácter agropecuario, regada por abundantes fuentes de aguas cristalinas.
Pues hasta allá ha llegado la ambición-negocio del extractivismo minero. Y como ha pasado en otras regiones, la empresa llegó silenciosamente, sin informar a las poblaciones.
Por ahora se ha conocido el nombre de una sola empresa: Llanominas. Pareciera que hace parte o trabaja para CEMEX.
En Jesús María van a explotar petróleo, carbón y piedra caliza (para fabricar cemento)…
En Sucre: carbón, petróleo, piedra caliza, cuarzo, oro y cobre.
En El Peñón: caliza, carbón, petróleo…
Están en la mira también los territorios de los municipios de Bolívar, Florián, La Belleza y Albania…
<>La CAS y la corrupción
Es ya voz del pueblo que la CAS y otras corporaciones autónomas, creadas para defender el Medio Ambiente, el agua y vigilar para evitar los abusos contra la Madre Tierra, se han convertido en nidos de corrupción, de burocracia amañada e inoperante. Y de entrega de títulos sin consultar con la ciudadanía y sin visitar los territorios.
En el caso de la CAS, bajo el “reinado” de su exdirectora Flor María Rangel, quien entró a la entidad en el año 2011, bajo la gobernación de Richard Aguilar Villa y fue re-elegida para un segundo periodo, habría que investigar cuántas licencias y títulos entregó y/o “habría vendido”.
Hoy está en la cárcel. Fue detenida el 27 de diciembre de 2016. Entró a la cárcel el 3 de enero de este año 2017.
El Fiscal Néstor Humberto Martínez le informó al país de su condena y captura, con tres funcionarios más, por el uso indebido de $ 3.400.000.000 millones de pesos, del presupuesto de la CAS.
Está acusada de los siguientes delitos: peculado por apropiación, contratos sin llenar todos los requisitos y falsedad en documentos.
Hace dos años asistí a un encuentro medioambiental en Carcasí (Provincia de García Rovira, Santander), en defensa del Páramo de La Sartaneja.
Allí estuvo la entonces Directora, quien recibió crítica tras crítica, por incumplimiento de sus deberes y sus compromisos con el campesinado, por incapaz y por corrupta. Asistieron ciudadanos y ciudadanas de varios municipios, que le cantaron “cuatro tablas”.
Santander del Sur ha sido concertado a espaldas del pueblo, como ha ocurrido en otros departamentos y municipios.
Según artículo de Vanguardia Liberal, del seis de septiembre, “Santander está concertado”. Por las cifras oficiales, Santander es una de las regiones del país donde el Gobierno Nacional ha logrado una mayor concertación para la explotación minera.
Foto: Vanguardia Liberal.
Así las cosas, los municipios de las provincias de Soto Norte: Vetas, Tona, California, Suratá, Matanzas y Charta, además de Cimitarra, en la provincia de Vélez, han sido entregados a la minería.
Está claro: no hubo información desde el Estado a las poblaciones víctimas. Todo sucedió en las oficinas, con absoluto silencio, con la información que entregaban los interesados, es decir, las empresas multinacionales.
El silencio y ocultamiento de la verdad a las autoridades municipales y a la ciudadanía, podría estar ligada a la corrupción. Es frecuente que las multinacionales y empresas nacionales, “compren”” funcionarios. Es decir, se habrían configurado, en menor escala, otros Odebrecht.
Sería positivo investigar las declaraciones de renta de funcionarios que firmaron licencias y títulos, así como las de sus familiares más allegados: esposas, hijos, sobrinos, porque se realizan actos corruptos “en cuerpo ajeno”.
<>El drama para la región si se permite el desarrollo del proyecto de Llanominas.
En la región afectada, existen 26 fuentes hídricas conocidas. Esas fuentes hídricas surten a los municipios de Jesús María, Sucre, Bolívar, Florián, La Belleza y Albania.
La composición del suelo es de tipo caliza, una roca dura pero que se rompe fácilmente, con explosiones por medio de anfo, que solamente vende el Ministerio de Defensa.
La onda sísmica destruye los caminos internos de las aguas. “Debemos cuidar el agua que brota de nuestras montañas. Es un regalo de Dios” (un campesino).
La empresa, Llanominas, debe construir un horno crematorio que producirá 600 toneladas de caliza al mes, en la vereda “La Peña de Órganos”, a menos de 500 metros de una escuela y a 400 metros de la Laguna Negra, que hace parte de un sistema de siete lagunas.
ANLA (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales) entregó el Título GJL, 111 de 2008. La licencia ambiental de la CAS les fue otorgada el 26 de diciembre de 2013, con el número 00001298, firmada por la exdirectora corrupta, Flor María Rangel, hoy en la cárcel, en el caso de Jesús María.
Para el municipio de Sucre, la concesión se llama “La Luciana”.
<>La preparación de la consulta popular en Jesús María.
“La idea se multiplicó. Descubrieron que era un proyecto muy serio, más serio que las elecciones de alcaldes y concejales. El pueblo comprendió los efectos nefastos de la minería” (Profesor Jairo Martínez).
Se conformó un Comité Central de 8 personas y un Comité Amplio con la participación de 120 personas, que se subdividió en varios equipos de trabajo.
En cada vereda y en los corregimientos de Arales, Pradera y La Granja funcionaron tres grupos de impulso: transporte, “mástica” (comida) y mística (orientación y animación del trabajo).
Además del trabajo cuasi diario, en que participaron hombres y mujeres y de todas las edades, se organizaron varias marchas, que terminaron con la “Marcha del silencio y de los faroles”, el sábado 16 de septiembre.
Para sostener las actividades recurrieron a rifas y bazares, centrados en la venta de comida en las veredas. También apoyaron algunas Ongs.
En mis diálogos con varias personas, siempre me mencionaron el compromiso muy decidido de los curas párrocos y de la Pastoral Social de la Diócesis.
Cuando me presentaron al párroco de Jesús María, Gilberto Becerra Rey, con una sonrisa le saludé diciendo: ¿“Un sacerdote apoyando una consulta popular? Eso es una herejía”.
De inmediato me respondió: “No olvide que Francisco pasó hace pocos días. Y ya nos había enviado una carta llamada “Laudato Si”.
También conocí al cura párroco de Sucre, Edgar Augusto Sánchez, quien había llegado para seguir el desarrollo del evento. Fue la primera persona en alertar sobre la llegada de la minera.
Comparando la colaboración del clero en otros municipios, sin lugar a dudas en estos tres municipios de Santander ha sido total, clara, dinámica.
Algunas personas mencionaron que habían conocido las luchas de Hidrosogamoso, Santurbán, La Güajira-Cerrejón, Cajamarca, el Paro campesino de 2014 y otras más y que esas luchas les habían permitido comprender mejor lo que les podría pasar… y se animaron a impulsar su propia lucha.
El municipio de Jesús María está a 262 kilómetros de la capital, Bucaramanga. Llegando desde Bogotá, está a 18 kilómetros de Puente Nacional. La carretera tiene varios tramos sin pavimentar. Hay dos puentes cuyas obras están paralizadas por falta de presupuesto.
Es decir, por la corrupción no alcanzaron los presupuestos. Son elefantes blancos, como tantos otros a lo largo y ancho de nuestra geografía. Por allá no pasó el entonces vicepresidente Vargas Lleras, que “tanto” construyó.
Tiene unos cinco mil habitantes. Está a 2.400 metros sobre el nivel del mar. 18 grados de temperatura. Como tantos municipios, está en zona quebrada. Su población se dedica a la economía agropecuaria.
La vida comercial está a lo largo de la calle principal, que va subiendo en pendiente, desde la carretera hasta la sede del Colegio Técnico “Lorenzo de Salazar”, fundado en 1963, donde se llevó a cabo la votación. En total hubo seis mesas para votar.
La convocatoria a la consulta popular fue acogida por el Alcalde, Yimer Alexander Carrillo, y aprobada por unanimidad por los nueve (9) concejales. La votación se desarrolló cuasi silenciosamente.
No hubo grupos de personas recorriendo los barrios para llamar a la votación. Ni personas indicando el camino hacia el lugar de votación, ni preguntando por el número de la cédula para indicar el número de la mesa…
Sorprendido por esa situación, siempre se me contestó: “El trabajo ya está hecho”. “La gente ya sabe lo que tiene que hacer”. Las diferentes personas con las cuales dialogué siempre manifestaron su convicción de la victoria.
Un municipio pequeño y “desconocido” se convirtió en noticia nacional
La noticia del triunfo inmediatamente se regó a nivel nacional. Fue una noticia nacional. El Tiempo, El Espectador, Vanguardia Liberal, El País, RCN, CARACOL, CONTAGIO RADIO, RADIO BLU, LA W emitieron las ondas positivas.
Esto indica la importancia de las consultas populares que el Gobierno Santos decidió domesticar y ponerlas al servicio de las multinacionales.
Santos ha cometido y está cometiendo un completo atropello a la Constitución y a la participación de la ciudadanía, al buscar domesticar las consultas populares.
<>La pregunta:
“¿Está usted de acuerdo que en la jurisdicción del municipio de Jesús María- Santander, se realicen actividades de exploración y explotación minera y petrolera? ¿Sí o NO?
Bogotá, miércoles 20 de septiembre de 2017.
* Héctor Alfonso Torres Rojas, Sociólogo.
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
https://www.alainet.org/es/articulo/188213 <>