• Indi6.jpg
  • Devu2.png
  • Cara3.jpg
  • Lasa5.jpg
  • Pre10b.jpg
  • Lare32.jpg
  • Ava18.jpg
  • Ea15a.jpg
  • Hace11a.jpg
  • Masde13.jpg
  • Enla22d.jpg
  • Det18.png
  • Lid14.jpeg
  • Hace11b.jpg
  • Cada5d.jpg
  • Legi1b.jpg
  • Dic8.jpg
  • Cam15.jpg
  • Go6c.jpg
  • Pi10.jpg

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor, 6 de agosto.- Los objetivos Chino-Rusos sobre la economía mundial son bastante positivos. Se trabaja en la medida en que los países que se integran a los nuevos procesos comerciales y financieros se beneficiarán mutuamente.
No dan prioridad a las filiaciones políticas o ideológicas de sus gobernantes. Pues son sujetos transitorios que se ajustan a un tipo de reglamentos que aplica la constitución de sus Estados.
Se trata de inversiones recíprocas en base a su producción y en base a las exportaciones industriales en el mercado de los países emergentes y no emergentes, como los actuales, que han entrado en vigencia.
La etapa capitalista, las que fueron los lazos de agonía con Estados Unidos ha sido catastrófico, totalmente deplorable.
Arruinaron muchas naciones con las supuestas artimañas de progreso y desarrollo; en las cuales se agravaron ejecutando dictaduras todo el siglo pasado o democracias inservibles al gusto de las empresas occidentales, en los tiempos de hoy.
Nunca existieron garantías bilaterales en esta forma de pactos comerciales.
Liquidaron las industrias extractivas, el petróleo como bien sabemos fue manejado por los gringos nacionales, tal es, el polaco-peruano pablito escobarczynski, el hispano-colombiano manuel santos, o el ítalo-argentino mauricio macri.
Las catástrofes de esta filosofía que generó el poder y el robo al Estado tuvo consecuencias negativas y sin precedentes en aquellas naciones.
La nación donde se duerme la Libertad, donde vive adormecida la democracia, se despide confiscando los bienes extranjeros en su territorio, con descaro e indecencia.
Lo ha hecho con Cuba, con Panamá, Venezuela, Bolivia, Rusia, Libia, Irán, Corea del Norte, Siria, y una serie de naciones.
El mecanismo mafioso protagonizado por la temible comunidad de vampiros funcionó un largo siglo de desarrollo para todo el sector occidental, como trabajo de conjunto. Las ciudades modernas lo explican claramente.
Estas formas de sistema social las influenció las culturas del Asia y las tierras precolombinas, que las pusieron en práctica. Este modelo comunitario fue desconocido en la Europa de las crisis y enfermedades medievales.
En el auge del petróleo las inversiones en el país del armamento nuclear crearon organizaciones en beneficio propio, saturando de conflictos los países de su entorno. Nuestros políticos actuales no revisan estos fenómenos que tienen que ver con la realidad de cada país.
Están enclaustrados en disputas nacionales para dirigir sus intereses; para enflaquecer las arcas y golpear los beneficios de producción en desmedro de funcionarios, obreros, trabajadores, campesinos y educadores. Se pueden anotar los aspectos salariales, los aspectos sanitarios y la educación.
Esto no quiere decir morder el anzuelo ante un nuevo modelo de desarrollo imperialista. Por el contrario, es acercar posiciones que garantizan seguridad en el desarrollo socio-económico, que es motor responsable de los pueblos.
La unidad debe ser integrativa porque estimula; es en cierta forma creadora. Este es el miedo de las potencias destructivas, que sólo quieren acaparar la producción, mantener los pueblos sometidos a sus negligencias particulares.
Es el miedo de nuestros gobernantes a pactar con esta política de salvación de las mayorías. No habrá oportunidades para aquellos zopilotes que quieran salvarse de la justicia.
Ahora nos damos cuenta el por qué de los fraudes electorales cuando eligen un presidente que tiene los pactos arreglados con las potencias antiprogreso sobre nuestros países en desarrollo.
Las bestias eligieron a conciencia conocer a fondo los estados psicológicos de los pueblos y mantuvieron todo tipo de soplones de la antropología en actividad.
No hay región en el mundo donde el cristianismo se mantenga bajo el hipnotismo papal y servidumbre espiritual de las potencias capitalistas. Los mentalizan a ser obedientes con el sufrimiento y mártires de las enfermedades que practican con la madre tierra.
Si se llama un nuevo siglo el que ahora tenemos. Si se llama cambio radical sobre la evolución de la mentalidad y otras características. Encuentro de culturas y otras recetas.
Entonces ¿Qué quieren estos capitalistas que se ufanan en mantener a raya nuestra hegemonía y nuestras libertades. Nuestra tierra y nuestra identidad. ¿Qué quieren? ¿Arrebatárnosla ?
Pero qué tipo de dios les metieron en la cabeza. De qué semejanza hablan los perros que vagan por la noche. O acaso dios los hizo así, perversos y lameculos, hipócritas y malparidos, mentirosos y subnormales del cinismo.<>