Artículos

Chile: El golpazo de Pinochet-Kissinger

Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena. Siero, 7 de septiembre.- ¿Allende Vive? El lunes se cumplen 44 años del golpazo de Pinochet-Kissinger. Juicio y castigo a los culpables. Culpables ¿de qué? De masacrar a sus pueblos.

 

De imponer mediante el terror de estado, un miedo insuperable a defender derechos esenciales. Un miedo que perdura, que paraliza, que sigue destruyendo, al igual que las radiaciones de la bomba de Hiroshima, las perspectivas de vida, cultural, social, natural de las gentes de Chile.
Incluidos los integrantes de los pueblos originarios, y dentro de ellos los mayoritarios, el pueblo mapuche, con sus presos políticos, con su exterminio, con sus territorios usurpados.
Pinochet había sido nombrado por Allende, y en pocas semanas traicionó. No al médico-presidente, sino a Chile.
Sometiéndose al yanqui, a sus negocios. Exterminando a su pueblo. Imponiendo el gris por decenas de años frente a los colores vivos de la cordillera, de las lagunas, de las araucarias.
Muchos gobiernos ha habido después del plebiscito del no. Pero ninguno ha cambiado la Constitución de Pinocho. No han podido, no se han atrevido, incluso aunque fuera promesa de campaña como la señora Bachelet.
Las normas de la dictadura imperan en el ordenamiento jurídico, pero sobretodo se imponen en la moral, en la sumisión, en el desconocimiento impuesto de la historia de Chile a sus gentes.
El próximo 11-S se cumplirán 44 años del golpe militar en Chile auspiciado por Estados Unidos. Y entre las miles de víctimas... las torturas, las manos trituradas, el asesinato del cantante popular Víctor Jara.
También es el aniversario de las Torres Gemelas; también es la Diada; es el día también que asesinaron a Luciano Romero en Valledupar, después de haber estado protegido en Asturias: "Estamos felices por la paz, pero nos están matando".. reza el programa Somos Defensores de este mes.
No obstante que en Chile hay Memoriales a desaparecidas-os en los cementerios principales, hay investigaciones (que en el Estado español con más distancia temporal de la dictadura franquista aún se impiden hacer), con varios militares presos.
Hay la condena a lo de Colonia Dignidad como ejemplo de la participación alemana en el golpe militar continuado en el tiempo, hay expectativas y promesas, en el marco ya preelectoral de cambios de normas y leyes.
Y hay organizaciones significativas en el ámbito de la dignificación de las víctimas de aquella matanza muy bien planificada. Por supuesto que sí, la resistencia persiste.
Pero también hay en esta parte del mundo cierta connivencia y aceptación institucional del golpe, sus consecuencias y "los favores" otorgados a las Corporaciones transnacionales que planificaron y financiaron las masacres.

Idea que se traslada mediáticamente para amparar, sugerir, comprender o incitar a nuevos golpes. ¿Por ejemplo contra Venezuela?.
Y así Trump, en apariencia estrambótico, puede impunemente imponer, sancionar, ilegales e ilegítimas, anti-soberanas medidas, y esbozar sin cortapisas nuevas guerras, sin que salten de inmediato alarmas imprescindibles y rechazos certeros.
¿Copia y calco de Chile? Sí o no, lo cierto es que ningún golpe se puede permitir, ninguna agresión exterior, como las medidas tomadas por el presidente yanqui, y las amenazas macarras de guerra, que todo buen político debiera desterrar, salvo que sea émulo de Pinochet, de Franco o de Kissinger. Asesinos todos ellos de multitudes. Basurero de la historia.
Por supuesto que sí: Allende vive, y la lucha sigue, y venceremos.
http://mas.lne.es/cartasdeloslectores/carta/28202/golpazo-pinochetkissinger.html <>

 

Joomla template by Joomlashine.com