Artículos

Italia: Yo preferiría que no

Imagen de Andrew McConnell/MSF.
Pressenza, 11 de agosto.- Hoy se viene haciendo un nuevo exterminio en masa. Mujeres, niños, hombres, familias obligadas a huir de la guerra y el hambre. Obligados a hacerlo por medio de deudas, que sufren la violencia y la tortura en las prisiones libias, en peligro de ahogarse, morir de sed y como combustible que se quema en barcazas que se desmoronan.
Obligados a esta prueba por los gobiernos europeos que primero saquearon los recursos de África y armaron los conflictos la desgarran, y luego cerró sus puertas a los refugiados de aquellas guerras, obligándolos a huir a la única ruta disponible, el más peligroso:
El Mediterráneo, donde mueren 75 por ciento de los migrantes en todo el mundo, miles, mueren durante su escape.
Nuestro gobierno no es indiferente a esta carnicería, pero sí un cómplice: envían buques de guerra para evitar que los migrantes abandonen la costa de África; de acuerdo con los dictadores de los países que persiguen a los prófugos para bloquear las fronteras por las que intentan escapar.
Persigue a las ONG que – sin ningún beneficio – salvan a los migrantes que rescatan en el mar; les exige condiciones que hacen imposible o inútil la intervención.
Como prohibir el transbordo de los refugiados en barcos más grandes o el requisito de la presencia de militares armados a bordo de buques, inaceptable para las organizaciones humanitarias que trabajan en tierras de conflicto sólo a través su neutralidad
A continuación, el gobierno italiano, se irrita contra los que llegaron. Los rechazan en Libia y regresan a los torturadores que los han torturado, porque los signos de violaciones y torturas son anteriores, y no son reportados, a menudo haciendo inútil la solicitud de asilo y protección.
Todavía serán necesarios los solicitantes de asilo para realizar trabajo comunitario, para trabajar de forma gratuita, para nosotros.
Algunos alcaldes amenazan con represalias a las familias que acogen a los migrantes; quieren que paguen más impuestos. Otros se niegan a asignar la recepción de refugiados en estructuras abandonadas.
Otros requieren la expulsión de los directores donde los voluntarios distribuyen alimentos gratuitos y ropa y se dispensa atención médica.
El servicio público difunde la información falsa de que Italia está en estado de sitio, que es un flujo de refugiados, que la recepción no es sostenible, cuando nuestro país no figura en la lista de aquellos que son el hogar de más refugiados y no está incluso entre los destinos más atractivos en Europa: cada cien solicitantes de asilo, sólo siete están aplicando en Italia.
Nosotros preferiríamos que no fuera así. Nos esforzamos todos los días para no lo sea.
Estamos aquí para desafiar al gobierno que criminaliza a los que salvan vidas, desobedecen a los alcaldes que intimidan diciendo que no se debe aceptar a los refugiados, que denuncian su complicidad con este exterminio deliberado.
“Yo preferiría que no”, respondió a los profesores universitarios que se negaron a jurar lealtad al fascismo. Sólo 12 fueron de 1200.
Esta vez sabemos que somos más, y queremos crear un lugar donde los que piensan que fugar de la guerra y el hambre es un derecho y el acoger un deber, puedan encontrarse, movilizarse, para expresar su solidaridad con aquellos que arriesgan sus vidas y aquellos que los salvan.
No nos quedaremos en silencio, no nos quedaremos viendo.
<>Para suscribir y ver las adhesiones ya recibidas: http://www.progressi.org/iopreferireidino
https://www.pressenza.com/es/2017/08/yo-preferiria-que-no/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29 <>

 

Joomla template by Joomlashine.com