Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena. 7 de julio.- La charanga, que acaba de recibir la medalla del ayuntamiento de Gijón, participó como otras veces en la inauguración de la feria de libros-semana negra... pero antes... como otras veces realizó un pasacalles, a ritmo de ventolera, con contenido:
Contenido de apoyo a las personas refugiadas, palestinas, saharauis, colombianas, del oriente medio... de reivindicación de la paz y contra los desfiles militares aéreos, y de solidaridad, con una mención específica a Esteva, Roberto González Zapico, que falleció en febrero, de las Marchas por la Dignidad, al que le realizan un homenaje ese día.
La guajas y guajes del Sahara pusieron su nota de entusiasmo, de colorido, de voces del desierto con sus banderas de Dignidad y son sus gritos de Sahara Libre.
En la citada entrega de medalla en el Teatro Jovellanos, los-as de la Ventolín dijeron...
“Estamos en la Ventolín, porque necesitamos saber para qué vivimos. Necesitamos tomar partido hasta mancharnos en mejorar la existencia de nuestro pueblo, de nuestro mundo, en hacer que la vida de los otros no nos sea indiferente. Nos gusta pensar que nuestras notas tejen concordias y abren caminos.”

“Creemos que sin música no hay alegría. Sin alegría, no hay esperanza y sin esperanza solo anida el desamparo… Por eso la música es tan importante para vivir. Y no solo las notas militantes de la Ventolín, sino las armonías que abren la imaginación y la facultad de soñar.”
Así que Felicitaciones a la Ventolín por su reconocimiento en Xixón, y acompañamiento a sus demandas musicalizadas, como charanga comprometida con la humanidad.
Que terminaban en el teatro dando las gracias... gracias, a las personas que luchan por la libertad de los pueblos, por los derechos de las campesinas y por un puesto de trabajo.
Las que se rebelan contra los despidos.
Las que luchan por una buena enseñanza y sanidad pública.
Las que luchan por la calidad del agua y del aire.
Gracias a los que combaten a favor de la paz y contra los gastos militares, (exhibiciones aéreas incluidas).
Gracias a la gente que reclama sin descanso un futuro republicano y honran la memoria histórica.
Gracias a los que abominan de la violencia de género y pelean por la libertad de amar y ser.

 

Gracias a los que entienden un mundo sin guerras y sin refugiados.
Gracias a los que quieren y luchan por Asturies, su cultura y sus costumbres.<>