Artículos

Venezuela: ¡Miren las dimensiones de esta locura!

Recibido de Mercedes Aguilar, 10 de mayo.- (Si no se detiene el financiamiento al terror nos podrían derrotar, como bien nos lo ha advertido el presidente de Siria, Bashar al-Asad). ¡Alerta, cuerpos de seguridad: llegan mercenarios de España para reforzar el terror en Mérida!
 
Se suma a la guerra en Mérida una buena camada de mercenarios terroristas (hasta corresponsales) de España para impulsar el caos en la llamada Medialuna.
En su mayoría son venezolanos frustrados (porque no pudieron establecerse en Europa), y que aspiran, al llegar a Mérida, encontrar una buena colocación como guarimberos, cobrando cada uno un promedio de 500 dólares diarios por sus crímenes, para luego así regresar a la rumba de sus sueños en París, Madrid o Londres.
En el vuelo de CONVIASA (que a partir del 05/05/2017, estuvo retenido tres días en el aeropuerto de Barajas, Madrid) y que arribó ayer con 180 pasajeros, venía una variopinta representación de bachaqueros, terroristas y vivalapepas. ¡Alerta Venezuela!
Es un grupo de sifrinos (sin nada en la cabeza), alimentados por el odio que insufla la ignorancia, los que consiguen con sus actos terroristas una buena paga darse “la gran vida” en Europa, y además de eso habituados a que sus locuras sean bien dosificadas con droga y licor.
Vienen estos mercenarios con el sentimiento de que aquí en Venezuela hay una guerra que ellos deben ganar, y a buscar su sitio de combate para forrarse, algunos con destino a Mérida, ciudad en estos momentos ellos consideran la mejor cabeza de playa para promover la guerra civil.
Ciudad asediada además por grupos paramilitares colombianos, bandas de contrabandistas y sicarios, pagados por organizaciones de narcotraficantes.
Efectivamente, hoy 9 de marzo, por la tarde, con esos refuerzos de mercenarios, la tranca en Mérida ha cogido una fuerza inusitada, con grandes quemas y con el fuerte estallido de pólvora (bien cara) en muchos puntos de los lugares más estratégicos.
El gobierno debe poner mucha atención a este hecho y cortar de raíz sus efectos nocivos y muy violentos. Es una necesidad de salud pública, porque compete al Estado proteger a la ciudadanía de tamaña canalla.
Anoche, por un comunicado supuestamente de Leopoldo López, se dijo que había que salir a la calle y tomar toda Venezuela. Locos desaforados y echando baba por la boca, con gritos destemplados, salieron a colocar obstáculos en la vía. Fueron horas de una insania bestial.
Ancianas, tripones y mocosos maldiciendo a diestra y siniestra, idénticos a esos perros (de Pavlov) que responden a la ley de los reflejos condicionados, y que automatizados segregan salivaciones cuando ven quemas y oyen sirenas, y se les escuecen sus dendritas al leer órdenes de guerra y muerte que corren en las redes sociales.
Algunos de estos desaforados salen con hachas y machetes a derribar árboles o a defecar en la vía (que es la nueva moda); con demencia febril hacen rodar enormes peñascos, sacan los promontorios de basuras de los depósitos de los edificios e incendian cauchos para degustar el aroma y el incienso que brota de los muladares.
Se están horas y horas balbuceando y sonando cacerolas hasta que los coge la madrugada, hasta que ebrios acaban tendidos en las aceras. Luego se irán a dormir hasta las 4 o 5 de la tarde, para recargarse las pilas y volver por sus viles andanzas, cómo Drácula.
Sin duda alguna que el escritor aragonés Ramón J. Sender tenía razón cuando analizó en sus obras e investigaciones, que en algunos seres su cerebro es un tumor. Cada vez estamos más convencido de esto. ¿Y cómo podemos extirparles ese tumor? He ahí la pregunta más terribles de este siglo.
«»Autor: Ensartaos.
https://ensartaos.com.ve
Joomla template by Joomlashine.com