(Rosario12)

Recibido de María Victoria Eraso, corresponsal de Prensa Indígena.org - 05 de abril. Pidió a la justicia que profundice la investigación a policías. La intendenta recordó el trabajo que hace el municipio en el barrio Toba, mientras el jefe de policía de Rosario se presentó ante el fiscal Ponce Asahad, a cargo de la causa por represión.
 
El fiscal Gustavo Ponce Asahad, a cargo de la investigación sobre la represión policial en barrio Toba, recibió ayer al jefe de la policía rosarina, Marcelo Villanúa, quien fue citado tras su defensa del operativo policial del último domingo.
"Se mostró muy respetuosos de la investigación", dijo el fiscal. Por otro lado, la intendenta Mónica Fein respaldó a la comunidad Qom y pidió que si existieron excesos por parte de la fuerza, la Justicia caiga contra los policías.
"Fue una reunión en términos interinstitucionales y con una muy buena predisposición del jefe Unidad Regional II, hablamos sobre el acta de procedimiento que fuera cuestionado", confió el funcionario judicial. En la misma línea el fiscal reconoció que durante el encuentro
"intercambiamos opiniones sobre cuestiones perfectibles y mejorables del accionar policial", al tiempo que remarcó que Villanúa "se mostró muy respetuosos de la investigación".
La intendenta se mostró preocupada por el operativo policial. "Creemos que hay que actuar siempre trabajando y respetando la realidad de las personas, y en particular de nuestros pueblos originarios que tienen un largo y complejo trayecto en nuestra ciudad", afirmó.
Si bien decidió "esperar la investigación de fiscalía" respecto de los hechos ocurridos, dijo que desde el municipio tienen "mucha relación con las familias" y "saben que vivieron con mucha preocupación y violencia la situación".
"La Fiscalía es la que debe investigar el accionar policial y dar una respuesta más contundente, y si hubo exceso se pueda caer sobre los policías que lo hayan cometido", aseveró Fein.
Recordó que los equipos municipales en el territorio brindaron contención a las familias afectados que acompañaron a sus familiares detenidos en la comisaría del barrio.
"Sabemos de la angustia que vivió la familia del barrio Toba, con la que trabajamos en la inclusión social, tenemos un centro de salud, el centro de convivencia barrial, muchos son emprendedores, los conocemos y reconocemos en distintas actividades", señaló la intendenta.
La directora de Pueblos Originarios, Marcela Valdatta, se encuentra trabajando junto a los miembros de la comunidad Qom desde la propia jornada de los sucesos.
Esa labor prosiguió el lunes a lo largo de todo el día en sede judicial en función del acompañamiento, contención y asesoramiento a vecinos involucrados en las presentaciones ante la Fiscalía.
La intervención de la funcionaria se inscribe en la presencia y labor del Estado local en el sector, donde el municipio ha venido desarrollando múltiples acciones tanto en materia de infraestructura como integración social.
De hecho, Valdatta se ha desempeñado anteriormente como coordinadora del Centro El Obrador de Espinillo entre Maradona y Garibaldi, ámbito de referencia cultural, artístico, social y de formación en oficios para una vasta población mayoritariamente conformada por descendientes de pueblos originarios.
La diputada provincial y presidenta de la Comisión de Derechos y Garantías de la Cámara de Diputados, Alicia Gutiérrez, junto a las legisladoras Inés Bertero, Silvia Augsburguer y Verónica Benas, mantuvieron una reunión ayer en Rosario con la representante de la comunidad Qom, Ruperta Pérez.
Para interiorizarse sobre las denuncias presentadas contra los policías de la comisaría 19ª por apremios ilegales sucedidos en Ruillón al 4400.
Pérez contó que en una clara actitud de intimidación, a las "tres de la mañana estuvo la chata negra de la policía frente a mi casa y a las dos frente a la de Míriam Mansilla", la mujer a la que le destrozaron la vivienda durante el operativo.
Por esto les solicitó a las diputadas de la Comisión protección para ellas porque temían por su seguridad y la de sus familias•