(Dpa y Xinhua)

Manifestación ayer en el centro de Santiago para exigir al gobierno pensiones dignas. Foto Xinhua.
Periódico La Jornada. Santiago, 27 de marzo.- Organizadores aseguran que 2 millones de personas salieron a las calles en todo el país. El actual modelo fue creado en la dictadura pinochetista con promesas que no se cumplieron. Denuncian que empresas privadas obtienen enormes ganancias con los recursos de los jubilados.
 
Cientos de miles de chilenos salieron este domingo a las calles de Santiago, Valparaíso y Concepción, entre otras ciudades, para exigir la derogación del sistema privado de pensiones, creado durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet (1973-1990).
Agrupados en el movimiento No + AFP (administradoras de fondos de pensiones), los manifestantes se desplegaron por las calles de las principales ciudades del país con carteles en los que dejaron clara su oposición al actual sistema de jubilaciones.
Los organizadores aseguraron que a lo largo del país se movilizaron 2 millones de personas.
Esta marcha, la cuarta desde el año pasado, ha sido la más numerosa en la historia, aseguró Carolina Espinoza, vocera del movimiento. "Esto demuestra que Chile no va a parar hasta recuperar un verdadero sistema de pensiones", agregó.
En Santiago los manifestantes se desplazaron por Bernardo O’Higgins, la principal avenida de la ciudad, y al pasar frente al palacio de La Moneda, sede del gobierno, dejaron un ataúd negro en señal de la muerte de las AFP.
Manifestaciones similares se llevaron a cabo en Valparaíso y Concepción, entre otras ciudades, sin que se informara de incidentes mayores.
El sistema de AFP fue creado durante la dictadura pinochetista con la promesa de que se entregarían pensiones equivalentes a 70 por ciento o más de los sueldos en actividad. Tal ofrecimiento jamás se materializó.
Su creador fue el ministro del Trabajo de Pinochet, José Piñera, hermano del ex presidente conservador Sebastián Piñera (2010-2014), quien esta semana anunció que se postulará a un nuevo periodo presidencial.
El sistema de pensiones en Chile está en manos de empresas privadas, algunas con capital extranjero, que invierten fuera del país y obtienen enormes ganancias, aunque mantienen bajas las pensiones para los jubilados.
Según informes de la Superintendencia de Pensiones, el promedio de las jubilaciones en Chile asciende a 197 mil 726 pesos (unos 300 dólares), cifra muy inferior al sueldo mínimo, que es de unos 257 mil 500 pesos (unos 385 dólares).
Luis Mesina, uno de los máximos líderes del movimiento No más AFP, llamó a los afiliados a retirarse de las empresas que les administran sus fondos para la jubilación.
"Con estas acciones golpearemos el corazón del sistema y avanzamos en la dirección correcta, que es acabar con las AFP e instalar un sistema público de pensiones, solidario y para todos los chilenos", subrayó el dirigente.
Por su parte, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet propuso aumentar en cinco puntos porcentuales la tasa de cotización y que ésta quede a cargo del empleador. Hasta ahora no se ha establecido quién o quiénes administrarían esos fondos.
http://www.jornada.unam.mx/2017/03/27/mundo/027n1mun