Artículos

Mundo: Viaje y carrera en la Antártida


(Fernando González Rodríguez)

Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena.org - 28.-Antarctic Ice 100k, completando la vuelta al mundu en siete ultratrails nos siete continentes. L'Antártida nun ye un continente más, ye especial, mui especial y diferente a los otros seis. Por tar onde ta, por tar deshabitáu, pol fríu, pola nieve, por ser igual que yera fae miles d'años.
 
Y viaxar a L'Antártida nun ye como viaxar a otros llaos, ye una aventura con mayúscules. Una aventura que se pue sentir meses enantes cuando entames con tolos preparativos de documentación, seguros, vuelos, material y tolo demas.
Y esa aventura entama de verdá el miércoles 18 cuando dempués de volver a cruzar unu de los grandes océanos por enésima vez, aterrizamos en Punta Arenas.
Teo tiempu a volver a caleyar les cais d'esta ciudá que güel a fin del mundu, y volver a perder la güeyada nel so estrechu, acolumbrando la isla de Tierra de Fuego a lo lloñe.
Y esa tarde primer conceyu cola organización de la carrera, tiempu de volver a saludar al so direutor, de repartu de dorsales y de primeres esplicuaciones teúniques sobrel l'ultra.
Y tiempu tamién de conocer al restu de los 10 participantes qu'esti añu tendremos el privilexu de correr la edición cabera d'esta carrera que nun volverá a cellebrase. Y ente ellos ta l'arxentinu Cristian Gorbea, que sedrá compañeru inseparable en toa esta aventura.
Na mañana del xueves nuevu conceyu, esta vegada nes oficines de la empresa que xestiona la base na que correremos y tamién los vuelos.
Equí compartimos informaciones cola trentena de corredores que compiten nel World Marathon Challenge, que consiste en correr un maratón nos siete continentes en siete díes, y que correrán, si too va bien, el llunes xusto enantes de tornar a Chile.
Munches desplicaciones sobre cómo ye la base Union Glacier, sobre como furrula, sobre la ropa, clima, normes, y sobre too sobre los vuelos, ya que son les condiciones climatolóxiques les que marquen cuándo se pue despegar.
Por too ello nun tenemos un horariu seguru de carrera, nin siquier sabemos si podemos correr de sábadu, y por eso los nuesos billetes devuelta tienen que ser abiertos, ya que nun sabemos cuándo L'Antártida mos dexará regresar.
Garramos les nueses tarxetes d'embarque con esi "destination Antarctica" que fae que mos brillen los güeyos. A la una toca llevar la mochila que facturaremos a la base pa qu'ellos faigan esti trámite.
Y en principiu volveremos a vemos a les 7:30 pa tener nueves informaciones de cuándo podríemos despegar, anque tenemos que tar pendientes, porque si mos llamen per teléfonu tenemos 30 minutos pa presentamos nel hotel y tirar pal aeropuertu.
Calma tensa mentantu la tarde, pero hai bones noticies, polo visto la previsión del tiempu ye bona y el vuelu saldra mañana pela mañana.
Toca madrugar esti vienres pa tar a les 7:30 nel puntu d'alcuentru. Vamos pal aeropuertu, nun hai marcha p'atrás. Tres pasar los trámites salimos a la pista, y ehí ta l'inmensu Ilyushin que mos llevará.
Anque avisaron de que nun se podíen sacar semeyes tol mundu lo fae namás entrar, y ye que nun ye pa menos. Esti avón de carga nun tien nada que ver colos comerciales.
Unes files d'asientos mos separen de la zone de carga, nun hai denguna comodidá y ye too mui austero, pero esto tamién ye parte de l'aventura.
Despegamos con un ruidu tremendu porque estos aparatos nun tienen insonorización. Y per delantre cuatro hores y media enantes d'aterrizar. Trenta minutos enantes avisen pa que vayamos poniendo tola ropa polar y echando la crema solar.
Y ehí vamos, aterrizamos con una suavidá increyible encima d'un glaciar, nuna pista de namás ocho quilómetros de llargo na que l'avión va menguando la velocidá fasta detenemos. Fae un día de sol espeutacular, y el sitiu déxamos cola boca abierta.
Un semicírculu de montañes abraza al glaciar que s'allarga per delantre fasta l'horizonte. Pisamos xelu puru, brillante y tresparente, y hai que tener procuru de nun resbalar nos metros que mos separten de los tooterrenos xigantes que mos llevarán a la base.
Y esti curtiu viaxe ye otra aventura en sí, y non solo polo que vemos, sinon polo botes que metemos en cada montículo del glaciar y que fae que vallamos pegando col techu ente rises d'unos y otres.
Lo primero en tando na base ye una visita guiada onde mos enseñen la mesma, la carpa comedor, la del mélicu, la del teléfonu, les duches, los baños (unos namás que pa sólidos y otru namás que pa llíquidos), y tamién les nueses tiendes de campaña que compartiremos por pareyes, y que namás que se calienten pol sol siempres tará presente.
Yo compartiré con Cristian, y cada tienda tien el nome de dalguna persona que pasó a la hestoria de les espediciones polares. Ehí tan los Shackleton, Amundsen, scott y compañiá, pera a min tócame una mui especial, la de Liv Arnesen, la primera muyer en conquistar el Polu Sur en solitario, y de la que lléera la so aventura fae tiempu.
La tienda ye austera pero cómoda, y el megasacu dormir asegñuramos que dientru d'él nun pasaremos fríu.
Ye la hora xintar pa dempués volver a tener otru conceyu cola direición de carrera onde mos confirmen que correremos güei y non mañana. Hai una ventana de bon tiempu y saldremos a les 9:30 de la nueche, bono, lo de nueche por dicir dalgo.
Per un lláu meyor porque quitamos la tensión de tener que facelo mañana, pero per otru güei tocó madrugar muncho, el viaxe, el cansanciu..., nun sé.
Descanso un poco enantes de poneme con tolos preparativos. La ropa y la comida que dexaré nos avituallamientos, la ropa que yo llevaré y tolos detalles. Dempués d'una cena temprana y llixera voi a la tienda a vestime.
Quince minutos enantes de la salida tiro pa la salida. L'arcu que fae les funciones de salida y meta tien tamién un pasiellu fechu coles banderes de los países de los y les participantes, y gran detalle de la organización que pon la bandera asturiana, y amás la primera de toes abriendo'l pasiellu.
Les semeyes de rigor y unos calentamientos rápidos. El día nublose a lo llargo la tarde, y agradézcolo porque'l sol taba abrasándomos les cares.
Nun hai tiempu pa más, cuenta p'atrás y ehi vamos los últimos y última de los 100k antárticos.
Teo mui claro lo que voi facer nesta carrera, y sé mui bien como ye lo de correr a estes temperatures onde pues entrar en barrena si nun comes y bebes enforma.
Nun teo pensao salir abriendo y nun lo faigo. Ye'l corredor bega'l que lo fae, anque a un ritmu cómudu, vamos al mio ritmu perfeutu pa un ultra de 100 quilómetros. Él tira y yo sígolu a unos 30 ó 40 metros.
Esti añu por seguridá al correr nun glaciar, les vueltes son de 10 quilómetros. Los primetos dos llévenmos a un sorrealista árbol de navidá, ande xiramos pa facer frente a una recta eterna de 10 más.
Nesa curva él mete un tirón y escápase 100 metros, pero métese pola nieve más profundo y yo garro muncha meyor trazada, asina que vuelvu a garralu poco dempués. Na metada de vuelta tenemos otru puestu d'avituallamientu, con bañu, tienda, sacu dormir, emisora, comida y bebida.
Sigo avanzando de segundu mentantu veo como él va a tirones, y paezme que va acabar pagándolo caro, pero yo a lo mio. Primer pasu per meta, bebo y garro un puñáu d'almendres que me cuasta muncho tragar.

Segunda vuelta y el circuitu yá ye conocíu. Toi contentu porque interpreto mui bien onde ta la nieve más dura pa economizar en tolo posible'l mio avanze, y veo que'l belga fae tolo contrariu.
Pasamos el quilómetru 15 y él para en seco pa que yo pase a tirar, nun me presta facelo pero garro un ritmu tovía más comodu y avanzo. pero nel 17 él aprieta y da un tirón brutal.
Paezme que va dase una hostia grande, pero yo a lo mio. Segundu pasu y veo que me saca dalgo más d'un minutu.
Dende agora correré solu. Y faígolo nun silenciu dafechu, namás que soi a oyir los mios pasos na nieve, pero la sensación de silenciu y soledá nesta inmensidá blanca ye dificil de definir.
La distancia del primeru sigue medrando, pero per detrás yo tamién saco muncho al terceru, asina que sigo avanzando, tovía queda muncho.
Tercer pasu per meta. Anque nun teo fríu noto como toi húmedu, asina que faigo la primer parada. Entro na carpa y camudo la ropa, como y bebo bien y vuelvo a echar crema na cara.
Salgo cola bona sensación de tar secu, y coles enerxíes renovaes dempués de la fartura. Vuelvo torcer nel árbol de navidá y enfrento la pior parte de a carrera, esta recta ye interminable, 10000 metros que paezen el doble, y ye que al ser too tan blanco y nun tener referencies les distancies confunden mucho, y pueden duplicar o triplicar la distancia que pensamos qu'hai.
Y la sensación que tenemos dende qu'entamamos a ver la caseta del avituallamientu fasta que llegamos a ella dye de que la tan moviendo con una moto de nieve y la tan llevando más allá.
Otra vuelta más, y ye un placer dir viendo l'arcu de meta y la bandera asturiana ondeando dende munchos metros enantes.
Yá ye de madrugada anque nun lo paez pol sol que s'escuende tres les nubes. En meta yá namás que queden dos o tres persones de la organización, el restu duerme. Y eso mesmo ye lo que me ta pasando a min, que me duermo.
Teo muncho sueñu, y el mantu blancu paez que tovía me da más ganes de dormir. Nótome mui cansáu y namás que pienso en cuando llegue a la tienda y me meta nel sacu.
Nun quito eso de la mio mente, y fasta visualizo onde pondré la ropa que llevo y como me meteré nel sacu. Cuéstame caltener lo gúeyos abiertos, pero paso pel cincuenta y tomo una cola y un xel con cafeina.
A estes altures yá conozo de memoría'l circuitu. L'árbol, la maldita recta, el ver y nun llegar nunca a la caseta azul, el mexar otra vegada más, el segundu tramu de la recta, otra curva, un pocu repechu y dempués un pocu descensu, última curva y vese la meta anque tovía falten unos dos quilómetros.
Polo menos paez ser qu'espabilé y pasome'l sueñu, pero dende fae tiempu teo un braxu xeláu. La temperatúra ye mui bona pa tar onde tamos, y ye que nun baxaremos de los -15º en tola carrera.
Pero tantes hores corriendo con esi fríu faen que lo dos pares de guantes que llevo nun seyan bastantes y teo que pasame un bon cachu moviendo los deos y el brazu pa que circule'l sangre y ma caliente.
Sestu pasu per meta. Otra vegada entro na carpa. Nuevu cambéu de ropa, otra cola, otra fartura llambionaes y meter les manes nes manoples que tenía de emerxencia. Un placer volver a sentir calor.
A estes altures el primeru sigue sacándome ca vegada más, anque sigo camentando que petará, pero igual teo qu'entamar a pensar en que como nun caiga a una grieta nun lu voi a garrar. De lo malo per detrás de min ta too tranquilo.
Esta carrera ye corrible del too, malpenes tien dalgún pequeñu desnivel, y eso fae que les piernes sufran muncho tres tantu güelpe escontra una superficie tan dura como esti Xelu que paez formigón.
La capa de nieve que camuda de grosor dependiendo del sitiu nun amortigua al ser nieve mui seca y tipo polvu. Les pienes van cargándose a cada metru, asina que fae tiempu que decidí caleyar dalgunes partes pa descansar dago muscularmente.
Tomo referencies y garro cuatro tramos d'unos 250 metros pa dexar de correr. Eso fae que corra nueve y caleye unu de cada diez quilómetros. Y la rutina sedrá siempres la mesma, tómome como oxetivu el siguiente descansu, parando y arrancando a correr nel mesmu centímetru de la vuelta.
Siete, van siete vueltes. queden tres más pero pa min queden solo dos. Fae muncho que nun cuentu la última, si llego al noventa la última yá nun m'importa. Ye un xuegu mental qu'uso pa menguar el sufrimientu.
Árbol, y otra vegada esa pequeña pendiente de la maldita recta. Ye un infiernu esta recta, y eso que'l sitiu ye increyible. Tamos arrodiaos de montañes per tres llaos del glaciar. Montañes cubiertes de nieve per onde baxen glaciares sosidiarios que van a dar al principal.
Montañes cubiertes d'un mantu blancu que tresmiten una tranquilidá y un silenciu difíciles d'esplicar. Y cuando pases media vida per esa maldita recta delantre de ti, el glaciar ábrese a la inmensidá.
Delantre de nós nos sabemos ónde hai glaciar, mar o cielu, too ye d'un blancu que manca los güeyos a pesar de les gafes.
Otra más y van ocho, yá hai más movimientu en meta. Nun sé qu'hora ye pero yá hai más movimientu na base. Dos más y pa la cama, vamos. Noto fríu na parte de la cara que nun llevo cubierta, malpenes la nariz, pero dacuando teo que tapala magar que s'empañen les gafes.
En tolos xiros cruzamos con dalguna de les motos que controlen la carrera o que lleven los fotógrafos. Col pulgar indicamos que tamos bien y siguimos. Entamo a tener dolores na rodieya. Maldita rodieya.
Ta visto que'l primeru nun cayó a denguna grieta, asina que namás que me toca controlar al terceru, y teo muncho colchón, avanzamos, un poco más, un poco menos. Veo la meta al fondu, y agora sí, namás qu'otra más.
Toi animáu, yá nun volveré a pasar per equí. Menos mal. Últimu árbol, o lo que ye lo mesmo, última vegada qu'entamo la maldita recta. Y los problemes van a más. Arrastro la pierna drecha porque la rodieya nun aguanta más.
Menos mal que queda poco, namás qu'ocho mil metros y acabose. Nun quito la vista del suelu pa pisar nel trozu xelu que meyor vea. Yá nun m'interesa'l paisaxe nin les montañes nin nada, namás que quiero llegar a meta. Y con esi dolor y esi pensamientu doi la última curva, la meta al fondu.
Y nesos dos mil metros finales ye tiempu de valoraciones. Qué rápido pasó too. Paez que fue ayeri cuando corría en Namibia, qué calor!, y agora toi equí, a unes cientos de zancaes de completar una vuelta al mundu en siete ultra trails.
Emociónome, soi cosciente de que soi mui afortunáu. Corrí per sitios onde solo pensaba tar en sueños. Fue dalgo increyible, y como a naide se-y ocurrió esto enantes, bono, allá ellos, a min sí.
Cien metros y meta, troto por esi arguyu del corredor, pero por ganes caminaría. Saco del bolsu la bandera d'asturies que m'acompangó en tolos viaxes y entro nel pasiellu banderes. Llevanto los brazos y entro.
Acabose esto, acabáronse los continentes. Felicitaciones, medalla guapísima al pescuezu, semeyes y pa la carpa a calecer. Aplausos de tola xente que ta ehí. Como dalgo y tres pasar pola tienda ducha calentina y, agora sí, pala cama.
Sueñu profundu y reponedor que namás corta la llegada del compañeru. Bien Cris, yes un grande.
Llevantámosnos pa cenar con munchos dolores nes piernes, como'l restu corredores. Damos risa al andar, asina que lo meyor ye volver a la cama.
El domingu ye día de recuperación, de valoraciones, de felicitaciones, d'enterase que'l belga ye un triatleta profesonal de iroman. Asina que como pa echa-y mano.
Otra vegada fae sol, y aprovechamos pa salir a dar una vuelta, anque vamos coxos y nun podemos salir más allá de la zona balizada por seguridá. Y al salir y al entrar al campu tenemos qu´'avisar pa que lo rexistren.
Tamos solos en metada de la nada, nun hai pallabres. De vuelta a la base descartamos otres posibilidaes que mos ofrecen, dientru la carpa un cartel publicitariu anuncia vuelos nel día al Polu Sur xeográficu a un módicu preciu de 26500$.
Nun ye por nun echar mano a la cartera pero preferimos quedar na base, montar en moto o en bici que ye otra aventura guapísima.
Y el llunes mui temprano tomen la salida los y les corredores del maratón, y el día ye infernal. Llevantose una tormenta de vientu que me fae pasalo mal al velos en cada vuelta. Menos mal que tuvimos surte col tiempu porque si mos llega a tocar esti día nun acabamos.
Asina y too Cris y yo damos una vuelta al circuitu en bici animando a tola xente. Y güei sí que ta frío.
Con esti temporal nun sé si seremos quien a despegar, pero dende la organización tranquilicenmos al cuntar que los aviones tando equí despeguen en cualesquier condición. Que'l problema tiénenlu p'aterrizar, y fae unes hores qu'aterrizaron.

Y a primera hora de la tarde tiramos pal avión y despegamos con temporal y too. En poco más de cuatro hores taremos de vuelta a Punta Arenas.
Vaya aventura, y nun lo digo solo por esta carrera y por esti continente que lo son por sí mesmos. Vaya aventura la d'estos últimos años dando la vuelta al mundu corriendo.
El desiertu en Namibia, les montañes de Somiedu, la selva volcánica de Nicaragua, los llagos y montes de Mongolia, la patagonia más estrema de Chile, la costa xavaz d'Australia, y la indomable Antártida.
Gracies por dexame compartir parte del camín con vosotres.
Dende'l sur del sur, Puxa Asturies.
Los suaños, a vegaes, faense realidá. Llucha pa que lo faigan.
https://www.facebook.com/fernandogonzalez.ultratrail/posts/609403405936694
Joomla template by Joomlashine.com