Prensa Indigena Inicio

  • Mu12b.jpg
  • Laven152.jpg
  • Laven153.jpg
  • Comun15b.jpg
  • Otro4b.png
  • Otro4a.jpg
  • Marc15.jpeg
  • Debem16.jpg
  • Der19.jpg
  • Una7b.png
  • Man11.jpg
  • Ref15.jpg
  • Wal15.jpg
  • Cer6a.jpg
  • Ayu15d.jpg
  • Mi4.jpg
  • Den9c.jpg
  • Nue8.jpg
  • Uia19.jpeg
  • Deba16a.jpg

Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena.org – 23 de octubre.- Yo estaba ayer en Altsasu cuando comenzaba la multitudinaria manifestación y tengo una versión diferente a la que muestran periódicos asturianos. Viajamos rumbo a Ihabar donde durante todo el día se celebró homenaje a dos hermanos ligados a los claretianos que habían fallecido en Colombia y en Honduras respectivamente.
 
En el caso de Panchito Irañeta, que también vivió en Tola, (la zona donde trabajó el cura Gaspar García Laviana y allí está enterrado),  habíamos coincidido en Nicaragua.
Y al pasar por Altsasu vimos un montón de gente, sabíamos de la convocatoria de manifestación, muy explicitada en muchas pancartas por sus calles y nos detuvimos unos minutos justo para ver cómo se iniciaba.
Todas las cámaras estaban enfocadas hacia un lugar donde creímos que estarían los protagonistas. Pero no, parece que fue un segundo montaje: esperaban a cuatro personas con cuatro cartelitos pequeños, que han dado la vuelta al mundo.
No supimos en ese momento quienes eran, hubo unos pocos silbidos, y nadie se movió ni les hizo caso. Excepto las cámaras.
Los danzantes ya estaban recorriendo el pueblo, con sus vestimentas tradicionales y sus cencerros. Uno de ellos subió al templete de la música y avisó: hay mucha policía, no os dejéis provocar.
Otros dos comenzaron a tocar la txalaparta, se desplegó la pancarta de cabeza y la mani comenzó masiva y tranquila, mientras nosotros seguimos rumbo a Ihabar, sin ni siquiera sentir cortado el tráfico.
La realidad no está explicada en nuestros medios. La mani, quienes se manifestaron de forma tan tranquila y comedida, estaba mostrando una opinión: Que en este pueblito navarro había un montaje policial y mediático contra el propio pueblo.
Su versión, de que unos guardias civiles provocaron una pelea de bar, tiene muchos más asideros  que la que han difundido y siguen difundiendo muchos medios de comunicación.
La “acción de Covite”, propagandista y provocativa, debiera ser medida en su justa proporción: el hecho noticioso es que hubiera recibido tan poca respuesta, tan escasos silbidos.
Tan escasísima atención de la numerosa cantidad de gente de todas las edades pero con preponderancia de jóvenes, como si ya estuvieran avisados, como si supieran que había otro intento de provocación en curso.
La gente de Altsasu lo que siente es una acción mediática muy potente en su contra, que podría tener consecuencias especialmente contra sus jóvenes.
 
Y que quienes han roto esa tranquilidad, en época de fiestas, provienen de fuera y llevan uniformes, pero iniciaron ese estigma fuera de servicio, sin uniformes y a altas horas de la madrugada. Al parecer según los abundantes testimonios  con efectos etílicos evidentes.
Si fue un montaje policial contra pobladores de Altsasu lo determinará tal vez la justicia, pero mientras tanto... un poquito de sensatez, como la mostrada ayer en el pueblo por miles de manifestantes, nos vendría bien a todas. También  los diarios asturianos podrían contribuir a ello.
Javier Arjona. Siero.
https://www.youtube.com/watch?v=-511Q05-odM