(Por Gioconda Belli) 

Recibido de Eusebio Vázquez Navarro, corresponsal de Prensa Indígena.org – 5 de octubre.- (Para mis amigas y para las parejas de mis amigos). 
  “Y Dios me hizo mujer, de pelo largo,
ojos, nariz y boca de mujer.
Con curvas y pliegues
y suaves hondanadas,
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre y me inyectó con ella
para que irrigara todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas, los sueños, el instinto.
Todo lo creó suavemente a martillazos de soplido
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días,
por lo que me levanto orgullosa todas las mañanas
y bendigo mi sexo”•