(Por José Diez)

Una parte de la humanidad vive ahora en manos del desastre mental de los tarados, que a punta de encuentros, reuniones y asambleas internacionales tratan de sobresalir como autoridades que solucionan situaciones imposibles. Y es peor cada vez el entendimiento.
 
La humanidad es una cantera de cerebros aterradores fabricando cumbres satánicas para demoler a los supuestos enemigos de la paz, mientras imponen sus modelos de guerra deshumanizadas.
Son países que se basan en la fuerza física y en la fuerza militar. Soldados que ingestan hormonas como la somatostatina para el desarrollo muscular y crear rambos artificiales que salen a cumplir su rol de intimidación en los países que todavía caminan descalzos o con las sandalias de Aladino víctima de las descargas de ametralladora.
El terror es un método perverso, conspirativo, ilegítimo y absurdo que ocasiona escombros a su paso, tormentas psicológicas y debacle, originados por la OTAN y sus organizaciones; debido al fracaso económico del crudo y sus políticas inadecuadas en este milenio.
Veamos a qué llaman errores los asesinos de los F16 y los escuadrones de la coalición. Se decreta un alto al fuego para crear un corredor humanitario en Alepo de 48 horas.
En dos oportunidades no se cumplieron estas propuestas; pero esta vez, se trata de soldados del régimen de Al Asad que fueron bombardeados inescrupulosamente matando a 62 soldados y un centenar de heridos.
Los generales yanquis que operan desde Iraq, al que les han permitido este juego sucio y deleznable; tienen en su centro de operaciones completamente localizado el lugar, el terreno y los núcleos estacionarios del ejército Sirio en esta tregua nefasta.
No son errores, son crímenes estudiados por el alto mando del ejército norteamericano, cuyo alarde es la precisión de su aviones digitalizados en la industria de exterminio.
Ante estas amenazas que ofrecen las treguas de doble filo, la próxima vez, es necesario equipar al ejército Sirio con radares de última generación. El control de los cielos próximos al territorio de los terroristas financieros de la NATO.
Insisto en que Rusia parece ignorar la enfermedad mental que sufren los militares de Occidente y del cowboy del Valle de la Muerte.
Mentalidades retorcidas y abyectas de cinismo como la chupapollas de Samantha Power enviada por la OTAN y sus esquistos.
Rusia debe tener en cuenta que en las fuerzas de la coalición trabajan elementos radicales en estos conflictos mundiales tratando de socavar todo tipo de solución.
Rusia debe mantener una posición más dura con el resto de países de conjunto como China, Irán, India, y no permanecer en una actitud conciliadora con las garrapatas que desobedecen todo tipo de diplomacia. A las garrapatas hay que quemarlas para sacarlas de encima. Cuba es la muestra palpable ante todos los ojos del mundo.
Países como México, Honduras, Argentina, Brasil, Paraguay, necesitan una contra constitución para deslegitimar gobiernos que en su actitud perniciosa van en contra de los derechos del pueblo, del Estado y de la ciudadanía en general.
Entes como Peña Nieto, Macri, Temer, son peligrosos en las coartadas políticas. Hay que buscar un gobierno alternativo y anti imperialista, ya que es incómodo y criminal.
¿Qué pasaría en Estados Unidos si hubieran olas de atentados durante un par de años? ¿Lo soportaría la sociedad multiracial y etnocéntrica anglosajona? Pienso que no. La esquizofrenia que persiste en esa raza bancaria sería el final de su historia, el fin definitivo de la maldad.
Los cambios en el mundo entero sería significativo y esperanzador para el resto de la humanidad. Pero países como los nuestros tratan de dar prioridad financiera a los países desarrollados para seguir inventando arsenales de armas y seguir vapuleando nuestros pueblos; una locura a tope.
No es que sea curioso para los ciudadanos en Estado Unidos que conciben bien la mentalidad perversa de sus gobernantes, el de asumir una postura más arriesgada contra sus opresores sociales y económicos.
Ellos han creado un farsa estimulante para sus compañías con el nacionalismo y “el poder mundial”.
La factura de la identidad nacional la amortizó Soros, Rockefeller, Gates, para beneficiar la privatización de las instituciones y masacrar de esta manera hipotecas, salarios, beneficios para sus vidas y de los familiares.
El trabajo eventual es el suicidio de la juventud moderna; por eso abundan los sin techo, los inconformes y los drogadictos•