Artículos

España: Por el SI, aunque no nos faciliten votar


(Por Javier Orozco Peñaranda)*

Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena.org – 1 de octubre.- Los integrantes de la colonia colombiana que vivimos en Asturias no podremos votar en el plebiscito que refrenda los Acuerdos de La Habana con las FARC. No hay consulado.
 
 
El que hubo en Gijón fue cerrado hace diez años por cansancio de la persona asturiana que se ocupaba voluntariamente y con su peculio de suplir la desidia estatal. Los más cercanos son Bilbao, Coruña o Madrid, y a ellos hay que acudir primero a inscribirse y luego hacer otro viaje para votar.
Otra prueba del abandono de nuestro gobierno a la diáspora que salió de su querida tierra por la violencia orientada a generar exclusión y pobreza.
De todos modos nuestro corazón y nuestras fuerzas están puestos en el triunfo del SI a los acuerdos de La Habana.
Es el mejor acuerdo posible dentro de la correlación de fuerzas de las partes negociadoras en la mesa, ninguna de las cuales llegó en condiciones de rendición.
Además ya hay cansancio con más de medio siglo de guerra, aunque algunos ricachones como el expresidente Uribe y uno que otro oligarca llamen a votar por el NO y recojan firmas para que continuemos una guerra a la que no fueron -ni irán- sus hijos y de la que han sacado jugosos dividendos en puestos públicos, tierras ajenas, negocios sucios e impunidades.
El Colectivo de Colombianos Refugiados en Asturias, víctimas como el que más de esta guerra de despojo, estamos dispuestos al perdón y a la reconciliación nacional.
Tal vez no sea mucho pedir que se dialogue también con las guerrillas el ELN y el EPL para evitar un fin de conflicto incompleto.
Y que se otorgue desde el gobierno garantías efectivas para la vida de quienes defendemos derechos humanos, 39 de los cuales han sido asesinados este año, y que se respete la vida de los opositores del fracasado modelo económico neoliberal que nos hunde cada día en una mayor exclusión, devastación ambiental, pobreza y violencia estructural.
El asunto pasa por el desmonte efectivo desde el Estado de los grupos narco-paramilitares creados por la extrema derecha desde 1948, es decir 16 años antes de nacer la primera guerrilla, para despojar de sus tierras al campesinado, a los indígenas y a las negritudes.
Por cambiar la doctrina militar del enemigo interno orientada desde los EUA, y por desvelar el entramado empresarial -criollo o extranjero- que se benefició de la guerra y que siguen sacando réditos del terror.
Desde Asturias y aunque no nos faciliten el derecho al voto, seguimos siendo colombianos, nos duele nuestra tierra, nos preocupan nuestras familias, y gritamos SÍ A LA PAZ, SÍ a la justicia social para Colombia.
* Javier Orozco Peñaranda. Coordinador, Programa Asturiano de Derechos Humanos.
Tel. 0034687003737•
Joomla template by Joomlashine.com