Recibido de Javier Arjona, corresponsal de Prensa Indígena.org - Amnistía Internacional, 25 de septiembre.- Ellos han denunciado actos de acoso y ataques físicos perpetrados por personal de seguridad de la empresa minera Yanacocha
 
Máxima Acuña y su familia, agricultores de subsistencia en el norte de Perú, han denunciado actos de acoso y ataques físicos perpetrados por personal de seguridad de la empresa minera Yanacocha. La familia mantiene una disputa legal con la empresa minera por la propiedad de las tierras en las que viven.
Ysidora Chaupe, hija mayor de Máxima Acuña, reportó a Amnistía Internacional que en la mañana del 18 de septiembre Máxima Acuña se encontraba sola con su esposo Jaime Chaupe, cuando alrededor de 20 agentes de seguridad privada de la empresa minera Yanacocha y otro grupo de personas no identificadas ingresaron en la tierra en la que Máxima y su familia viven y destruyeron el cultivo que mantenían para su propio consumo.
Máxima y su esposo intentaron detener la destrucción de sus cultivos y como consecuencia de ello fueron reprimidos con los escudos y cascos de contención utilizados por el personal de seguridad.
Según información recibida por Amnistía Internacional por parte de la Defensoría del Pueblo de Cajamarca, Máxima Acuña fue llevada al centro médico de la ciudad donde personal médico indicó que tiene diversas contusiones, producto del enfrentamiento.
La empresa alega haber realizado la destrucción de los cultivos en ejercicio de la acción de “defensa posesoria”.
Amnistía Internacional constató que el 26 de febrero se presentó una situación similar en la que personal de seguridad privada de la empresa minera destruyó los cultivos de alimentos que utiliza para su propio consumo la familia Acuña-Chaupe, alegando el derecho de defensa posesoria sobre las tierras.
Máxima Acuña y su familia, agricultores de subsistencia, llevan años manteniendo una disputa con la empresa minera Yanacocha sobre la propiedad de la tierra en la que viven, en Tragadero Grande, distrito de Sorochuco, región de Cajamarca.
El 17 de diciembre de 2014, un tribunal de Cajamarca determinó que la familia no era culpable de ocupación ilegal de la tierra, como alegaba la empresa.
La empresa minera impugnó la decisión, y el 9 de marzo de 2015 la Corte Suprema confirmó la primera sentencia de absolución. Ahora la empresa minera disputa la propiedad de la tierra ante un tribunal civil.
http://www.nomas.pe/familia-de-maxima-acuna-atacada-nuevamente
https://www.youtube.com/watch?v=ikrmt1QWGqE