Prensa Indigena Inicio

  • Gobi1c.jpg
  • Lasu6.jpg
  • Ame2.jpg
  • Sri4.jpg
  • Unmu1.png
  • Gobi1a.jpg
  • Como10a.jpg
  • Ge7.jpeg
  • Enel8c.jpg
  • Lade3b.jpg
  • Conna1a.jpeg
  • Lar5d.jpg
  • Entre6a.jpg
  • Lama5.jpg
  • Nivi10.jpg
  • Enix6.jpg
  • Como10b.jpg
  • Rec4a.jpg
  • Ue14.png
  • Def5.jpg

Río 2016, los juegos de la exclusión. Foto: AP / Mauro Pimentel.

(Por Anne Vigna)

Río de Janeiro, 18 de agosto (apro).- Luego de cinco meses de huelga y en plenas Olimpiadas, el Sindicato Estatal del Personal de la Educación (SEPE) en Río de Janeiro movilizó ayer a aproximadamente 50 profesores para manifestar su solidaridad con la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en México.
 
“Estamos intentado hacer un puente entre las luchas mexicanas y brasileñas, porque aquí también estamos enfrentando serias amenazas a la educación.
Supimos de la represión contra los maestros en Oaxaca, pero también de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, los periodistas asesinados, la lucha de los pueblos indígenas, etcétera. Nos queda claro quién es el gobierno mexicano.
Es eso que queríamos denunciar con la atención internacional que hay ahora en Río con las Olimpiadas”, explicó a Apro Mónica Lima, educadora indígena e integrante del sindicato, quien también resaltó las similitudes de las luchas indígenas entre los dos países.
En Río de Janeiro, el de los maestros es el mayor sindicato y representa los intereses de 80 mil trabajadores de la educación.
Según el profesor de geografía Luis Cesar Nunes, los contactos con la sección 22 de Oaxaca “comenzaron en 2015 e hicimos un primer acto de solidaridad durante la Caravana de los padres de Ayotzinapa por América del Sur.
Hoy es un acto que pasa simultáneamente en las ciudades de México, Oaxaca, Río de Janeiro y Nueva York. Nuestras luchas son idénticas, pero estamos conscientes que en México la represión es mucho más fuerte”, subrayó.
A la protesta se unieron miembros del sindicato de metalurgistas de Volta Redonda, conocida como la “ciudad del acero” en el estado de Río, debido a que alberga el mayor sitio siderúrgico de Brasil.
En 1988 este sindicato fue protagonista de una de las más intensas y difíciles huelgas obreras, por la muerte de tres de ellos a manos del Ejército.
Frente al Consulado mexicano, uno de sus representantes, Cerezo Honorato, calificó a México como “una dictadura perfecta que logra engañar al mundo haciéndose pasar por una democracia. Vinimos aquí a enfrentar al gobierno mexicano, que es un Estado criminal”, destacó.
En varios momentos los manifestantes brasileños advirtieron que la situación política en su país podría empeorar, por lo que –dijeron– se hace más fuerte la necesidad de tener vínculos internacionales.
“No sabemos cómo va a ser la lucha contra el gobierno que está tomando el poder en Brasil y que pretende quitarnos derechos. Ya anunció una reforma de las jubilaciones y esperamos que no haya una represión como en México”, añadió Luis Cesar Nunes.
Al final de la manifestación, frente al Consulado mexicano en Río, alrededor de 50 estudiantes se unieron al acto, lo que provocó un gran despliegue del Batallón de Choque de la Policía Militar, y aumentó el volumen de los gritos de “asesino”.
El Consulado mexicano no envió a ningún representante para dialogar con los manifestantes, pero sí a funcionarios para que filmaran con sus celulares la protesta.
http://www.proceso.com.mx/451545/sindicato-educacion-en-rio-janeiro-se-solidariza-la-seccion-22