Artículos

Mundo: Cosa curiosa

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor. 27 de julio.- El sentido de la libertad es una facultad imperiosa que domina al ser desde las profundidades únicas de la conciencia. Maravilloso es tener esa capacidad humana de elección para que la esencia de nuestro espíritu obre plenamente.
 
 
¿Qué más necesitamos para el ambicioso proyecto de hombre-naturaleza realice estas aspiraciones?
Sin embargo, nos han querido reemplazar tales apreciaciones revistiendo con cuidadosas maniobras el tema de la religión durante nuestro desarrollo biológico.
Instituciones, escuelas, iglesias, sociedad y familia. La marca inseparable de una doctrina que muy pocos llevan a la práctica para cumplir preceptos y normas, lo mismo que la moral y los valores.
La especialidad de las religiones en su largo recorrido y en los intrincados vericuetos por las que transitó, no han sido verdaderas protagonistas ni mensajeras de la paz.
Hechos inmemoriales dan cuenta de los conflictos que constituyeron las terribles pesadillas medievales; entre monarcas y emperadores, para extender territorios y someterlos bajo el control del poder tirano bajo las formas de religión, economía y cultura.
Italia, cultural y militarmente fue más expansionista que cualquier otra nación europea de su tiempo.
Es la que llevaría a España el cristianismo, las artes, la constitución y las leyes (corrupta y mafiosa desde las épocas de Nerón)  La religión creó servidumbre con la fe en base a las persecuciones de paganos o politeístas que todavía  merodeaban el siglo XVIII.
El Vaticano todavía tiene muchas riquezas que guarda como un secreto de Estado.
Los Papas están sencillamente obligados a sellar la boca con cemento y mantener seguro el reino de “Dios” con los tesoros traídos desde el reino de los Jíbaros, Apaches, Sioux, mayas, Mochicas, Aztecas y Mapuches, en otras palabras, el reino de los cielos.
La Fe y la creencia jugaron un rol muy importante, casi cinematográfico, en aquellos países donde el miedo se hizo una  cosa habitual hasta rayar en el tremendismo de las ficciones. Una costumbre a lo largo de los siglos.
Desde luego que las jerarquías sociales tienen su código completo: Cree en mí, que en ti es difícil de creer.
Y aunque parezca una broma, es así, desde los tiempos de Juana la loca.
Aunque se esmeraron en darme un pesebre y un Dios errante y conformista, no pudieron doblegar mi instinto férreo y contundente, el universo humano en toda su expresión.
Contra el supuesto vacío espiritual se creó la teología, la cual recurrió a la metafísica; asegurando la prueba del helio 16 la que controla los sedimentos de la fe en el alma, casi idénticamente cuando aplican el carbono 14 o el código genético; para testimoniar la existencia de un ser divino, infinito y todopoderoso, que te ve sin necesidad de cámaras digitales por donde vayas.
En otras palabras, el omnipresente, es algo así como un objeto volador no identificado o un dron que castiga a las criaturas terrenales.
Las creencias en estos tiempos imprevisibles han llegado a ser devastadores para las sociedades en general. Sin lugar a dudas, las religiones se han tornado más mentales que espirituales cuyo éxito es el odio común.
Lo vemos diariamente por todas las fuentes informativas negando a la razón su trayecto verdadero. Pero otra razón es clara: son intereses comprobados, su función es material y económica.
Las pugnas entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña (protestantes y católicos) es una disputa territorial igual que Israel y Palestina. Filipinas no descarta este asunto entre cristianos y musulmanes; lo mismo que Indonesia.
Lo ridículo de la cristiandad están en esos encuentros, conferencias, congresos, festivales, que promueven cada cierto tiempo en la plaza del Vaticano. Agitan las banderas de los países que la representan, pero no muestran el rostro de la verdad, de lo que ocurre sinceramente en cada país de innegables tragedias. ¿Y uno tiene que aceptar y creer en esto?
La religión es irracional desde este lado de la lógica, ya que no impide la barbarie de sus integrantes que originan conflictos y decisiones de los que predican cierta paz difícil de establecer, entre ellos, Colombia, México, Paraguay, Perú, Argentina, Brasil, etc.
¿Quiénes en nombre de una religión trata de crear un Estado mediante el terror, para imponer un modelo arcaico, inhumano, bajo el pretexto de las costumbres y de las leyes, que luego las someten al degollamiento?
Es la barbarie extrema vencida por la cobardía y la traición, contra hombres, mujeres, pobres y desamparados, en tierras propicias para esas ejecuciones. De esa manera se creen los dioses de la violencia, que hay que decirles: “ mi señor”. El señor de asco e ignorancia en conocimiento y virtudes espirituales.
La mentalización consiste en un sinnúmero de recursos para captar la voluntad de los fieles seguidores al crimen.
Si el capitalismo es la crueldad extrema, la religión es otra. Una es mediante el dinero, y la otra mediante el espíritu que son las debilidades humanas. Dos maneras de conquistar la voluntad de los seres.
En realidad ¿Qué son los seres de estos tiempos? ...Desde un punto de vista sincero, son esclavos automatizados. De una u otra forma el camino es el mismo.
Al hombre hay que llevarle doctrinas, ideologías, estereotipos, para que funcione el alma acomplejada e incompleta, y lo acomoden a las falsedades políticas; ya que a la verdad la hacen difícil de aceptar.
La religión demostró a finales del siglo XX su inclinación materialista. Los países al sur de Río Grande se hicieron eco de cada estado para luchar contra la -izquierda revolucionaria- la que luchaba utópicamente por los pobres igual que ella.
Lo contradictorio es que fracasaron las revoluciones y se cristianizaron ante ese vacío ideológico, traicionaron ideales y las teorías transformadoras.
Los que practicaron el suicidio revolucionario costó millones de muertos y sigue costando con las falsas democracias instaladas por el capitalismo y los cristianos de las libertades neo liberales•
Joomla template by Joomlashine.com