Recibido de María Victoria Eraso, corresponsal de Prensa Indígena.org - Sídney (Australia), 3 de agosto.- Varios presos con discapacidad mental, la mayoría de ellos aborígenes, habrían sido maltratados en las cárceles de Australia, según denuncias divulgadas hoy por medios locales.
La presidenta de la comisión de Derechos Humanos, Gillian Triggs, confirmó a los medios que ha recibido al menos diez quejas de guardias y reos con discapacidad mental, la mayoría de ellos aborígenes, sobre las prácticas de atarlos a la fuerza en las prisiones.
 
"Sé que desde hace dos o tres años se han recibido más o menos unas diez quejas de este tipo", explicó Triggs, al comentar que el Gobierno australiano "simplemente se lavó las manos y no ha hecho nada", informó la cadena local ABC.
Entre esos casos está el de Malcolm Morton, de 25 años, un aborigen con discapacidad mental que fue atado desde 2012 a una silla y sedado en 17 ocasiones en una prisión de Alice Spring, en el desierto australiano, publica el medio.
Morton, quien nació con una grave discapacidad mental y padece autismo y epilepsia, fue encarcelado en 2007 por matar a cuchilladas a su tío Simon Wallace en una remota localidad del desierto australiano.
Dos años después de la sentencia, un juez consideró que Morton era incapaz de asumir la responsabilidad de asesinato.
Patrick Keyzer, experto australiano en políticas públicas, escribió una carta al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre el caso de Morton, el uso de las sillas para restringir los movimientos de los presos en el Territorio Norte, especialmente de los más vulnerables, agregó la fuente.
"Creo que el trato dado a Malcolm es ciertamente inhumano y degradante. Ciertamente hay evidencia que presentar y acusaciones que caracterizan el trato dado a Malcolm en esos términos", remarcó Keyzer.
Las acusaciones de maltratos suceden días después de que un reportaje de la cadena ABC expusiera con vídeos y fotografías el abuso a menores en el reformatorio juvenil Don Dale, de la norteña ciudad de Darwin, donde gran parte de los internos son aborígenes.
El Gobierno de Australia respondió a la publicación de las imágenes de las supuestas torturas contra los jóvenes con la creación de una comisión gubernamental para revisar la acción de los centros para menores en el Territorio Norte.
Los aborígenes australianos han sido víctimas de constante maltrato desde la colonización, además de desposeídos de sus tierras y discriminados sistemáticamente.
Incluso durante décadas y en pleno siglo XX sus hijos les fueron arrebatados para ser cuidados por familias o instituciones de blancos en lo que se denominó "la generación robada", que afectó a unos 100.000 menores aborígenes separados de sus familias entre 1910 y 1970. EFE.
http://radiointereconomia.com/2016/08/03/denuncian-maltrato-a-aborigenes-discapacitados-en-carceles-de-australia/