Artículos

Perú: La prensa, amordazada por el acoso judicial


Uno de los números de El Huacón.

(Por Pablo Pérez Álvarez)

Lima, 5 de agosto (apro).- Cuando la periodista peruana Carol Villavicencio publicó el año pasado en la revista El Huacón, de la región de Junín, una lista de los 50 principales morosos del fisco de esta región del centro del país andino, no imaginó que iba a terminar envuelta en una pesadilla judicial.
 
 
Y ello se debió, sobre todo, a que la fuente de su información era un documento oficial de la administración tributaria regional.
Para su desgracia, entre los evasores se encontraba un congresista nacional que consideró vulnerado su honor, pese a adeudar una cantidad equivalente a unos 26 mil dólares, y presentó una demanda contra Villavicencio por difamación.
En junio pasado un juez la condenó a una pena de dos años de cárcel suspendida y al pago de una indemnización de cerca de 15 mil dólares.
“Mi información se difundió con base en un documento emitido por una entidad del Estado y era un tema de interés público porque se trataba de un congresista”, pero “el juez dice que yo informé de un tema de la vida privada de éste y que tenía que ver con la reserva tributaria”, explica la reportera, que ahora es directora de la revista.
Este caso está lejos de ser excepcional en Perú. Por el contrario, cada vez más autoridades recurren a la querella por difamación para contraatacar a los periodistas que hacen denuncias de corrupción y de otras actitudes que les comprometen.
Y han hallado en el Poder Judicial, que es una de las instituciones peor valoradas por los peruanos y, por lo tanto, una de las más reprobadas por la prensa, un aliado perfecto para tomar represalias contra ellos.
“En los últimos tiempos parece que las autoridades judiciales han encontrado la mejor forma de intentar acallar a la prensa a través de las denuncias”, lamenta el decano del Colegio de Periodistas de Perú, Max Obregón.
http://www.proceso.com.mx/449972/la-prensa-peru-amordazada-acoso-judicial
Joomla template by Joomlashine.com