Artículos

USA: La idiotez se alimenta de muertos

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor. 26 de abril.- Hablan de presupuestos que abarcan millones y millones de dólares en defensa espacial y militar. Hay mil doscientos millones de pobres incluidos en la lista de la ONU y excluidos en los países donde implantaron el neo liberalismo.
 
La mediocridad de Trump pide una lista demencial para equipar la marina de guerra con un costo de 102 mil millones en el presupuesto. Un misil balístico tiene un precio de 1 millón ochocientos mil en el mercado esquizofrénico de los estados unidos.
Hay pobres, enfermos, enajenados, marginados, depresivos, drogadictos, solitarios, en el país de la basura nuclear y de las multinacionales.
Un centenar de especialistas de la ONU y altos mandos estadounidenses tratan de mantener  dividida la región coreana con el proyecto  neo colonial de la industria Samsung que sabotea el Japón y estados unidos por el predominio industrial.
La señora de la gabardina y de los gestos gay que ustedes ven en televisión haciendo uso de los estereotipos, se cierne muy belicosa sobre los grandes monumentos de la tecnología mundial: China, Rusia y la India. La rana sucia ha desatado toda su enajenación y frustración por cielo, mar y tierra.
Ha golpeado a Brasil, México, Argentina, Uruguay, Perú, Colombia, Paraguay, con golpes de Estado a la hondureña y con el sistema de misiles digitales  que provocaron el fraude electoral en el país de Ernesto Che Guevara y en el país  de los extranjeros polaco-nipón.
No paran de hablar de presupuestos y de las nuevas filosofías comerciales. No paran de distinguir las estrategias del mundo multipolar de las potencias atómicas. Hablan de millones y millones en presupuestos habiendo sobre la tierra millones de hambrientos.
A las entrañas cerebrales le ha caído mucha mierda colonial. El alma la tienen llena de vicios inmorales y decadencia con las drogas, el alcohol, libre de impuestos y repleta de delitos.
Nadie quiere despertar del apocalipsis alucinado de los globalizadores del globo. Los estadios se han llenado de gritos de victoria que un día no lejano serán gritos de dolor.
Si nadie se enfrenta a la policía que mantiene este estado de cosas en el país de los grandes, qué
puedo decir en el país de los pequeños. Dejar que las cosas sigan igual en el tiempo: Eso, no puede ser•
Joomla template by Joomlashine.com