Artículos

México: Un albergue llamado Tijuana


(Por Mathieu Tourliere)

Haitianos formados en Tijuana, con la esperanza de obtener una cita para cruzar a Estados Unidos. Foto: Gregory Bull / AP.
Tijuana, BC., 22 de octubre (Proceso).- La garita El Chaparral San Ysidro, el cruce fronterizo más transitado del mundo, se convirtió en un embudo cuando miles de migrantes haitianos y africanos entrevieron la posibilidad de ser acogidos legalmente en Estados Unidos.
 
 
Con ese objeto cruzaron México desde Tapachula hasta Tijuana, pero ahí el control estadunidense ha sido lento.
Las consecuencias las sufren primero los propios migrantes, que llegan con escasos recursos o sin ellos, pero también el gobierno municipal y la sociedad civil, que realizan labores humanitarias sin la ayuda adicional que se requiere del gobierno federal.
Cientos de colchonetas y tapetes cubren el piso de la iglesia evangelista Embajadores de Jesús, en Tijuana. Es un galerón de tabique pelón erigido en las terrosas faldas del Cañón del Alacrán, sólo unos metros hacia abajo de un basurero clandestino.
Los 183 ocupantes temporales de la iglesia provienen de Haití. No todos tienen dónde dormir: el lugar de culto, en el que se solía distribuir desayunos a la comunidad vecina, no fue concebido como albergue.
“Nunca me imaginé la dimensión que tomaría esta situación”, dice Zaida Guillén, quien maneja la iglesia con su esposo, el pastor Gustavo Banda.
Para ella, que es maestra de preparatoria, la “aventura” empezó a principios de septiembre, cuando invitó a su casa a dos familias haitianas que se disponían a pasar la noche en una banqueta del centro de la ciudad.
El gobierno municipal, rebasado por la cantidad de migrantes haitianos que llegaron a Tijuana desde mayo pasado, le pidió a Guillén que alojara más personas en la iglesia.
“Empezamos con 40, después 100 y llegamos a 240”, relata ella. Las autoridades consiguieron colchonetas y alimentos, además de prometer un pronto apoyo financiero.
La mayoría de la ayuda en especie que reciben Guillén y Banda proviene de los feligreses y de la sociedad civil. La profesora solicitó a su escuela un permiso sin goce de sueldo para dedicar este semestre a los migrantes, pero no lo obtuvo.
En los primeros meses los migrantes se hospedaron en cuatro albergues, pero siguieron llegando y tuvieron que improvisarse siete refugios. En septiembre la situación se agudizó; los haitianos ya no cupieron.
Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2086 de la revista Proceso, ya en circulación.
http://www.proceso.com.mx/459767/albergue-llamado-tijuana
Joomla template by Joomlashine.com