Artículos

USA: West Point

(Por José Diez)

Recibido por una gentileza del autor. 12 de septiembre.- El Plan Cóndor, fue una malformación de las mentes psicópatas de la política capitalista, que adoctrinó a los egresados de las academias militares en tiempos de los horrores que surgieron en Vietnam; para inocular de esterilidad e impotencia social los países, bajo las influencias de aquella ideología revolucionaria y análoga.
 
Estos métodos de provocación y confrontación, fueron sobre todo, contra las poblaciones marginadas, indefensas y originales del continente. ¿Cómo demostrarlo? Stroessner, Ríos Montt, Pinochet, D'aubinsson, Banzer; gobernantes enceguecidos en el exterminio de los pueblos autóctonos. Sabían los mandatos de sus jefes Chevron y Exxon Valdez, para arrasar poblaciones.
Los métodos criminales y sistemáticos que impartieron en dichas academias fue la tortura, la represión y las masacres colectivas por los sádicos gestores de la doctrina de aniquilamiento, que con sarcasmo les llamo: los inteligentes de New Jersey (fort monmouth).
¿Usted quiere sentirse feliz viviendo en el país del modelo de vida americano? Su camino seguro será Virginia, Nevada, Colorado, Maryland. Ahí conocerá la sonrisa de los hipócritas de West Point y el cinismo de los cadetes en temas de crímenes.
Después de las sangrientas dictaduras hay un descanso, una cierta tensión, para estos tiempos de dificultades respecto a la crisis de la economía global.
Europa está hirviendo de extranjeros traumados por las guerras en Medio Oriente. El crecimiento de estas poblaciones verifica la radicalización religiosa, el vandalismo y la criminalidad.
Se respira cierta inestabilidad e inseguridad en sus calles que otrora fuera orgullo de la sociedad calvinista en la Holanda del comercio de ultramar y también de la Alemania nazi.
Las sociedades mundiales han cambiado de forma radical. La hipertensión pública está latente en los medios masivos como la televisión y los actuales equipos industriales de las computadoras, tablets y celulares que poseen Internet.
Cabe anotar que estas recetas militares que Estados Unidos remarcara con énfasis en sus planes diabólicos, no tenía otro argumento que causar una tragedia brutal a nivel de país. Caos y perturbación, miedo y desconfianza. Degradación de los valores cristianos por un lado y el divorcio de la moral con los turbios roces del capitalismo salvaje.
El cuerpo empresarial y administrativo se separa radicalmente del tejido social para entrar en juego con lo inefable; de esta manera se crea un clan distintivo y aparte. Algo represor y malhadado para la ciudadanía en general.
Devaluación monetaria, paquetazos, préstamos, venta de tierra a empresas extranjeras. Bajos salarios, incapacidad administrativa, restricciones educativas, fondos buitre y corralitos financieros.
Estas élites no tienen nada de normal. Estas élites están signadas para causar inquietud y estrangulamiento a sus propios feudos.
Quiere decir que el plan cóndor no solo tiene referencia a lo expuesto en primeras líneas arriba; sino, que es reemplazado en cierta forma por su actitud subversiva moderada, sutil e imperante, por tratarse de temas económicos que referirnos a la violencia que desató la ideología del “hombre nuevo”.
Estos nuevos personajes de las “democracias sin límites” llevan rostros apropiados a sus estilos de vida: miserables, fríos e indiferentes. Los tachan por su conducta malévola ante las cámaras de televisión y no se inmutan para nada.
Son impávidos, parece que no hablaran con ellos. Y ellos quieren que sean escuchados por su ultraísmo a la delincuencia. Rajoy, García, López, Radonski, Temer, Cartes, Nieto....
Los votos electorales están financiados de alguna manera por los corruptos de estas organizaciones, llámese JNE.
Estos corruptos son tan peligrosos como los que diseñaron el Plan Cóndor.
Con las dictaduras robaban y mataban. Con las democracias actuales, roban, venden, matan y trafican a raja tabla.
Perú, por ejemplo, con sus juegos nocivos de sociedad dividida, amordazada, parece que le han esterilizado la memoria en los jardines la paz (no lo digo en rictus de burla, sino, de amargura) Ojalá hubiese sido anestesiada por un tiempo definido; pero lo triste es que le han podado la memoria con su historia original y su orgullo.
El orgullo del hombre está en su pasado y no en Carlos Marx o Abraham Lincoln. Se justifica viviendo en una modernidad agotada de aparatos y estupidez y media.
Sí, tendrá que odiarme ese peruano por no compartir sus opiniones y deseos pro norteamericano.
En este país siento cómo son verdaderamente los que llegan, ya sea colombiano o mexicano, argentino o chileno. Han bebido de la misma mamadera. Con ellos hay que hablar de dos cosas: Sobre el trabajo eventual o sobre el reino de las drogas.
Humanos somos pero... ¿Y los diálogos superfluos, qué?
En la memoria de esta gente se ha impregnado nombres de actores y músicos norteamericanos a granel.
Se burlan de Evo Morales que es un presidente, sólo, por su forma de hablar. ¿Y ellos?
Se pasan los días bombardeando los sesos de marihuana, buscando líos innecesarios, soñando argumentos enfermizos y nada más.
Esta es la razón por la que el tráfico de drogas aumenta sin parar en los puertos de los países comunitarios. El petróleo pone su cara larga porque el consumo es caro. El oro negro perdió su poder adquisitivo. Pero, ¡Vamos mentalidad! Hacen sus alardes, hay que seguir adelante.
Ahora su espacio lo ocupa la cocaína, que es rentable y suicida. Así se desperezan las compañías multinacionales que entraron en vigor con el producto. Las autoridades en Latino américa dicen desconocer estos factores de la mafia.
Desde los años 70 se creó la política del exterminio con la doctrina de las escuelas militares, destruyendo al enemigo solidario, trabajador; que cumple con las obligaciones de ciudadano cabal dentro del sistema de igualdad, integración, participación.
El Plan cóndor destruyó la educación, el desarrollo del pensamiento positivo y creador de nuestro Continente•
Joomla template by Joomlashine.com