Artículos

Panamá: Noriega: ni espacio ni tiempo

(Por Julio Yao Villalaz*. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Recibido de Luisa Toro Cofre, 2 de agosto.- El antiguo jefe de las FDP no pudo comparecer a la audiencia por el homicidio de Heliodoro Portugal el pasado 4 de julio. El exgeneral Manuel A. Noriega, de 82 años de edad, requiere ser operado de urgencia por un tumor cerebral benigno que ha doblado su tamaño y pone en peligro su vida, según médicos del Gobierno de Panamá y el Dr. Eduardo Reyes, médico personal del militar.
 
 
Dicha intervención quirúrgica debió realizarse el pasado jueves 21 de julio, pero no se tuvieron en cuenta recomendaciones de cardiólogos y neumólogos, quienes consideran que Noriega debe ser sometido a un tratamiento preoperatorio, el cual no puede realizarse ni en el Sistema Penitenciario ni en nosocomios que agraven su ya deteriorada salud.
Los médicos recomiendan que trasladen a Noriega temporalmente a su casa. Sin embargo, el Segundo Tribunal Superior de Justicia no ha dado respuesta, y la operación ha sido pospuesta indefinidamente.
Ya antes, a fines de mayo pasado, tres doctores del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses examinaron al exgeneral y determinaron que este ‘no es apto para acudir a una diligencia judicial (audiencia) porque en estos momentos presenta un deterioro neurológico secundario al tumor cerebral...
Sus médicos especialistas tratantes están completando los estudios necesarios para someterlo a un procedimiento neuroquirúrgico ', señala el informe pericial preparado por los doctores Olga Alvarado Ng, Sharlyn Silva Campines y Ricaurte González Beauregard.
El antiguo jefe de las FDP no pudo comparecer a la audiencia por el homicidio de Heliodoro Portugal el pasado 4 de julio, y ésta se pospuso a la espera de completar más evaluaciones forenses sobre su condición mental.
El magistrado Secundino Mendieta, del Segundo Tribunal Superior, invocó el artículo 2009 del Código Judicial que señala:
‘Cuando sobreviene enfermedad mental del imputado que excluya su capacidad de entender o querer, se ordenará, por auto, la suspensión del trámite respecto al imputado enfermo. Esta circunstancia no impide que se investigue el hecho y continúe el procedimiento con los coimputados '.
Noriega ha purgado 26 años de cárcel entre Estados Unidos, Francia y Panamá. Ha padecido tres derrames cerebrales, tiene un tumor en el cerebro, cáncer de próstata, úlcera péptica, hipertensión, complicaciones pulmonares, rinitis alérgica, convulsiones, lagunas mentales, problemas urológicos y neurológicos derivados de un accidente cerebro-vascular.
Por causa del tumor, Noriega no puede caminar bien y se ha caído varias veces, pues no cuenta con asistencia en su celda.
Los médicos estatales y el Dr. Reyes recomiendan, para la fase preoperatoria, fisioterapias, dietas especiales, ambiente libre de polvo y humedad. Como no se cumplen estas condiciones, es imperativo y urgente, según ellos, concederle depósito domiciliario temporal.
El Dr. Reyes declaró que ‘la decisión que se tome, sobre la solicitud que han presentado, se debe tomar cuanto antes, ya que el tumor está creciendo y, a medida que esto ocurre, puede dañar tejido cerebral y causar daños severos, incluso la muerte '. (TVN, 19 de junio de 2016).
Como ha dicho el abogado de Noriega, Ezra Ángel: ‘El hecho de privarlo de los mínimos cuidados que han recomendado los médicos estatales para hacer frente a patologías crónicas es condenarlo a muerte '.
De acuerdo a fallo dictado el 14 de julio de 2006 por el Segundo Tribunal Superior, el exgeneral Noriega será sometido a una nueva evaluación médica y psiquiátrica.
El pasado lunes 18 de julio, Noriega presentó una elevación de la presión arterial que imposibilitó su ingreso al Hospital Santo Tomás.
Noriega fue juzgado in absentia en la década de 1990, pero al momento de cometer los delitos que se le imputan (entre los 70 y 80) la pena máxima era de 20 años no acumulables.
En Panamá no existe la pena de muerte ni las cadenas perpetuas. Tomando en cuenta la edad de Noriega (82 años) y su estado de salud, dejarlo en la cárcel sin la atención médica prescrita equivale a una condena a muerte, como ha dicho Ezra Ángel, su abogado.
Será indispensable examinar otros aspectos del caso, tanto nacionales como internacionales, pero me quedo por ahora con lo expresado por el licenciado Rubén Elías Rodríguez, expresidente del Colegio Nacional de Abogados:
‘Hay aspectos legales, humanos y sociales. Los sentimientos deben estar alejados de la ley. Le cabe arresto domiciliario. El Sistema Penitenciario debe aplicar medidas acordes a la condición de él.
Debe prevalecer la ley panameña, la cual establece límites muy claros que señalan que las personas mayores de 70 años no deben ser sujetas a encerramiento carcelario '.
*Analista Internacional, Exasesor de Política Exterior y escritor•
Joomla template by Joomlashine.com