Artículos

Panamá y Palestina; Victoriano y la Nakba


Recibido de Luisa Toro Cofre, 20 de mayo.- El 15 de mayo es una fecha fundante para la conciencia nacional panameña, no porque se trate de un fasto histórico, sino lo contrario, porque se recuerda el fusilamiento de Victoriano Lorenzo, hecho de venganza cobarde pero al mismo tiempo necesario para quienes deseaban con su derrota y martirio abrir la puerta al expansionismo norteamericano.
 
Este se inauguraba como nueva potencia imperialista y se alzaba como un águila  rapaz y triunfante llevando en sus garras los trofeos de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y después Panamá, para asumir la vigilancia sobre un mundo que iba desde la Europa atlántica  hasta China.
Aquel 15 de mayo fue el escarmiento para un pueblo que debía pagar el precio de la desunión sempiterna entre las fuerzas de una sociedad naciente.
Por todo lo anterior, el rito anual del recuerdo de Victoriano es reclamo de la unión; es una mirada al pasado que anticipa un ominoso futuro si no se cumple el legado de unidad. Por ello los patriotas, al contrario de la mujer de Lot, sí deben volver la mirada atrás para anticipar el futuro.
Pero el 15 de mayo  también es ominoso  porque se recuerda la Nakba o catástrofe que lanzó a la población palestina al exilio en un mundo que debe ser más comprensivo con un pueblo lanzado a la esclavitud dentro de su propia patria: la tierra palestina.
El 15  de mayo es apropiado por la entidad sionista, bajo la forma de Estado de  Israel, para conmemorar su fundación. Aquel 15 de mayo triunfó en Palestina el egoísmo sionista en desmedro de las tradiciones de paz que arrancan desde todas las religiones y culturas.
Hoy el mundo se asoma a una tragedia de insólitas características en donde se saltan todas las normas acumulativas que se han construido para regular las relaciones humanas.
La destrucción de las propiedades del pueblo resistente, la penalización de niños, es una vorágine de retorno a leyes arcaicas que escarmientan absurdamente a un pueblo sin lograr doblegarlo.
No obstante, la Historia nos enseña que toda entidad que sin derechos se inserta como un cuerpo extraño en la tierra palestina termina por ser rechazada y expulsado como una  espina incómoda.
¿Cuánto derecho de gentes? La cotidianeidad nos demuestra que este raro tumor se alimenta del presupuesto y del cotilleo del Congreso estadounidense. Estados Unidos podrá haber mantenido su posición pro sionista como producto de una obcecación, pero no tanto hasta permitir que un can pendenciero arrastre a su amo a una trifulca sin sentido.
La paz se impondrá, y el Estado Palestino  ocupará su lugar en la tierra que albergará dos estados soberanos e independientes.
ENTIDADES DECLARANTES:
·      Centro de Estudios Estratégicos
·      Consejo Nacional de Soberanía y Paz
·      Partido del Pueblo
·      Polo Ciudadano
·     Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad
Julio Yao Villalaz
http://www.elpostantillano.net/politica/17447-2016-05-20-13-47-10.html
Joomla template by Joomlashine.com